Usted está aquí: Inicio / José Luis Piquero / Poemas / Oración de Caín

Oración de Caín

Gracias, odio; gracias, resentimiento;
gracias, envidia:
os debo cuanto soy.
Lo peor de nosotros mantiene el mundo en marcha
y la ira es un don: estamos vivos.

De quien demonios sean las sonrisas,
derrochadas igual que mercancía barata,
yo nunca me he ocupado.
Gracias por no dejarme ser inconstante y dulce
mientras levanta el mundo su obra minuciosa de dolor
y nos hacemos daño unos a otros
amándonos a ciegas,
con torpes manotazos.

Yo soy esa pregunta del insomnio
y su horrible respuesta.
Bésanos en la boca, muchedumbre, y esfúmate,
que estamos siempre solos y no somos felices.

Gracias, angustia; gracias, amargura,
por la memoria y la razón de ser:
no quiero que me quieran al precio de mi vida.

Gracias, señor, por mostrarme el camino.
Gracias, Padre,
por dejar a tu hijo ser Caín.

archivado en:
Ula
Ula dice:
13/01/2010 01:40

"No quiero que me quieran al precio de mi vida".
Sin desperdicio el poema. Ni más ni menos.
Gracias.
Un saludo,
Ula

karlotti
karlotti dice:
17/11/2011 19:03

Poemas de luminosa contundencia.
Un placer dar con ellos, y otras voces.
gracias
abrazos
Salud
karlotti

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web