Usted está aquí: Inicio / José Luis Piquero / Blog / Deidades marismeñas

Deidades marismeñas

Los acólitos acudían desde lugares remotos, con espíritu sacrificial y en respuesta a voces ancestrales. Las altas construcciones de piedra contribuían a crear un sentimiento de sacralidad abrumadora. Una vez en el enclave, y alentados por los sumos sacerdotes, la mayoría se entregaban al goce carnal y a la embriaguez sin tasa. Se entonaban mantras repetitivos que dejaban la mente en blanco y todos bailaban en un frenesí dionisíaco. Finalmente se presentaba el ídolo de madera, ante el cual se producían inenarrables paroxismos, llantos y sacrificios de niños, que eran arrojados contra el ídolo.
¿Stonehenge, Roma, Micenas? No: el Rocío, la fiesta pagana por excelencia.
Lazarillo
Lazarillo dice:
17/05/2016 21:24

Enhorabuena por tu comentario de hoy, que me he permitido insertar en mi modesta bitácora. Te felicito asimismo por tus libros. Un saludo cordial

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
17/05/2016 22:38

Saludos, muchas gracias.

L.N.J.
L.N.J. dice:
18/05/2016 23:20

¡Muy bien!. Solo ha faltado el detalle de los animales.
Y sí, entre Deisdades marismeñas, Semana Santa,Feria, puentes de fiestas y días alternos que hay para no trabajar ¡bienvenidos al sur!. Con sus bellezas claro, que si no lo digo me achicharran.

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
18/05/2016 23:29

Sí, habría que mencionar la cantidad de caballos que se cargan cada años esos buenos peregrinos...

L.N.J.
L.N.J. dice:
19/05/2016 13:09

Bueno, dicen que es fe como el camino de Santiago de Compostela. Cada uno cree en "algo" o cree que necesita creer y demostrar "cosas". Es verdad que ir subido sobre el lomo del caballo tomando cervezas hasta el final de la peregrinación, por poner un ejemplo, es satírico. En fin, las masas...

L.N.J.
L.N.J. dice:
19/05/2016 16:36

Bueno, lo llaman fe. Una fiesta satírica, de masas.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web