Usted está aquí: Inicio / Paco Huelva / Blog / El libro de los indolentes, de Javier Sánchez Menéndez

El libro de los indolentes, de Javier Sánchez Menéndez


Nunca creas nada de aquellos que hablen sobre ti y sobre tu obra.


(JSM)



Sánchez Menéndez y yo somos compañeros lectoescritores. Es decir, ambos nos enviamos lo que escribimos y disfrutamos de la lectura. Eso es todo. No nos conocemos, pero no importa. No es necesario.


Con lo que nos remitimos vamos tejiendo una maraña de conceptos y, en esa ilusoria casa con ideas por techumbre, vivimos bastante relajados, sin encontrarnos jamás, cada cual a su bola o destejiendo sus enredos... que no es poca cosa.


El imaginario de Javier Sánchez Menéndez, especialmente en los últimos años, principia a ser digno de estudio.


A algunos les parecerá que JSM hace uso de la palabra como si blandiera un látigo, a restallazo limpio, pero, no, esa impresión no se asoma al brocal de la verdad.


Lo que ocurre, es que la tradición poética nos tiene acostumbrados a hacer de los hechos acontecimientos, es decir, a olvidar la esencia, el centro, a rodear de clavellinas aquello que mal huele o nada huele, para que parezca bello lo que es un adefesio.


A JSM lo expresado en el apartado anterior le importa una higa. Él se reúne con sus dioses y sus demonios y en permanente conciliábulo opinan sobre lo que acontece o lo que ven. Punto.


Algunos escritores me han insinuado que JSM está loco, que perdió la cordura en una esquina del tiempo.


Pero, como escribe el propio JSM el pasado no existe, y, en el presente, en este que garabateo letras, afirmo que JSM después de mucho buscar encontró el tesoro más valioso que puede hallar un poeta: su voz. El verbo propio, diferenciado, único.


No todas las personas están capacitadas para traspasar los linderos del espacio poético de JSM. Aquellos que luego de mucho meditar, de reflexionar... consigan abrir una ventana en su cosmos se encontrarán con Platón, Bécquer, Darío, Rosales, Zambrano, Rilke, Hí¶lderlin, Leopardi, Novalis, Dante, Parra, Juan Ramón, Epicteto, Claudio, Sócrates, Joyce, Virgilio, Garcilaso, Apollinaire, Pound, Eliot...


Dice JSM en El libro de los indolentes (editado en Imagine Cloud Editions): "Aquellos que piensen en la literatura como forma de vida no habitan este universo, tal vez en otro que no existe."


Los indolentes son unos extraños seres que piden disculpas cada vez que leen poesía. Todos son inocentes y transmiten esa paz que es soledad y silencio, castidad, pequeñez, aislamiento...


Con El libro de los indolentes JSM inicia una nueva saga, diferenciada de Fábula, que, como es sabido, o debería conocerse, está compuesta por la deslumbrante trilogía La vida alrededor, Teoría de las inclinaciones y Libre de la tormenta, aunque es intención del bardo llegar a la decena de textos.


Cuando uno habla o escribe, solo está en deuda con uno mismo, con su conciencia. Y punto. Esto parece no ser entendido por muchos tertulianos o literatos de salón.


El libro de los indolentes, escrito de forma epigramática, requiere de una lectura atenta, serena y meditada, que permita hilar el fluir del pensamiento de este escritor gaditano que no se refleja en los espejos; es decir, enfrentado al mismo (con marco marrón o verde, tanto monta) no devuelve imagen. Ese es su misterio, también su agonía, su moridero.


Paco Huelva


Octubre de 2013


http://iberarte.com/index.php/artes-plasticas/literatura/7266-el-libro-de-los-indolentes-de-javier-sanchez-menendez?hitcount=0


http://www.elperiodicodehuelva.es/index.php/component/k2/item/32082-el-libro-de-los-indolentes-de-javier-s%C3%A1nchez-men%C3%A9ndez