Usted está aquí: Inicio / Paco Huelva / Blog / Visiones

Visiones

Un conocido madrigal del sevillano Gutierre de Cetina sobre la visión amorosa -"Ojos claros, serenos, /si de dulce mirar sois alabados, /¿por qué si me miráis miráis airados? /Si cuanto más piadosos/ más bellos parecéis a quien os mira, /¿por qué a mí sólo me miráis con ira?...-, nos introduce hoy en la afectación individual y colectiva que las diferentes visiones de la realidad tienen sobre las personas y los pueblos. Podríamos definir la visión como la facultad para percibir algo (externo o interno) a través de diferentes órganos receptores. En "Cuentos alrededor de la lumbre" de Rodríguez Almodóvar, éste, dice: "...que el pueblo se da a sí mismo esas visiones fantásticas del mundo, para no perder, por contraste, la conciencia del mundo real". Desde el punto de vista literario, muchos escritores han utilizado las visiones como herramienta para realizar sus obras artísticas. En el libro de Borges, "Ficciones", hay un cuento -el que más gusta a su mujer, según manifestó en una cena en Huelva después de una conferencia sobre el escritor argentino auspiciada por la UNIA- llamado "Las ruinas circulares", el maestro, dice: "Quiso explorar la selva, extenuarse, apenas alcanzó entre la cicuta unas rachas de sueño débil, veteada fugazmente de visiones... Nietzsche, en "Ecce Homo", confiesa que "Así habló Zaratustra" nació de dos visiones que tuvo en 1881 y 1883 respectivamente. El filósofo y místico sufí Ibn Arabi -nacido en 1165 en el reino musulmán de Murcia, en al-Andalus- utilizó sus premoniciones y visiones como materia prima para sus escritos. Podrían ponerse miles de ejemplos (Blake, el profeta Zacarías, Santa Brígida -que por eso se peregrina a Lourdes-, los Escritos Apocalípticos, Ingeborg Bachmann, el conde de Lautremont, Faulkner...) de cómo la literatura, la filosofía, el teatro, las artes plásticas y cualquier otra manifestación creativa de la humanidad -incluyendo, claro está, la política- han utilizado las visiones como una forma de entender el mundo e imponerse a los demás. No olvidemos que la política en una de sus acepciones es "el arte de lo posible". Pero, mientras Borges, por ejemplo, utilizaba sus visiones -tigres, espejos, laberintos, el tiempo, la identidad y la inmortalidad, entre otras- para hacer literatura, otros, en cambio, utilizan las mismas para imponer un sistema de gobierno al resto de los mortales basado y fundamentado en una visión místico-comercial de la vida. La famosa viñeta -que tanto colea aún-, las declaraciones del Papa actual sobre Mahoma -a pesar de la explicación del portavoz del Vaticano-, la política visionaria de Bush, de Castro y de tantos otros, la diferente percepción -visión- del mundo oteada desde Occidente o de Oriente, o, desde los países pobres o ricos y, la miseria en que viven cientos de millones de personas comparada con la opulencia en que lo hacen unas miles de afortunadas hacen que, a la ciudadanía, con nada que pensemos en ello, nos haga temblar las consecuencias que para la humanidad traerán consigo determinados comportamientos políticos llevados a cabo, por unos u otros, y basados, fundamentalmente, en fanáticas visiones sobre cómo debe organizarse el mundo. El escritor judío Amos Oz dice en "Contra el fanatismo" que, la guerra entre Oriente y Occidente no es una guerra religiosa ni de culturas, tampoco es una guerra entre tradiciones, sólo es una disputa para saber quién es el dueño de la casa, quién parte el bacalao -por decirlo en plan cheli-. Lo malo de todo esto es saber que estamos en manos de visionarios.
archivado en:
Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web