Usted está aquí: Inicio / Paco Huelva / Blog / Señuelos contra el olvido, de Rafael Vargas

Señuelos contra el olvido, de Rafael Vargas


"(...)Los hombres somos expertos


en crear semánticas


contra la realidad empobrecida."


(R.V.)



Hay quienes piensan que el poeta debería de deconstruir la realidad para luego armarla de nuevo, tal que si depositáramos en un crisol cristales rotos que, fraguados y con distinto azogue, nos diera una imagen más prístina, surrealista, idílica, justa, igualitaria, demoníaca o... simplemente original. Pero, a mi entender, se equivocan, porque... tanto estipendio sobra dado que cada visión es subjetiva y, aunque estén encuadradas en las prietas filas de un movimiento, nadie se parece a nada ni a nadie.



ATLAS DE LA MENTIRA


"Abrid los ojos, decid basta.


En nombre de la vida y de la utopía


alterad la letra escarlata, el orden


de los que medran con el miedo


y la miseria. Pero cautela,


nada de heroísmos absurdos,


hasta según qué adjetivo


tomado será por delito.



La seguridad histriónica de quienes


aficionados a la hipérbole,


se tiran con saña a la yugular


de los derechos, a los cambios de suerte


de los matriculados en carencias,


nos roba el ozono del alma.



Tras la girándula de los votos,


éste es el hoy que aquel ayer ha dado.


Estamos hasta las muelas del juicio,


hasta los últimos glóbulos de la sangre


de tanta mentira y tijeras de amputar.



¿Qué nos queda por perder?



Sería locura encogernos de hombros,


exiliarnos de los deberes.


Somos lo que hacemos.


Nuestra muerte no está


a la sombra del funerario ciprés,


en la actual cobardía


y en la parálisis genital del gobierno.



Aunque la mentira vista tiara


y cola de emperatriz, sigue siendo mentira."



Esta antología de Rafael Vargas, presentada en continente de catafalco, rectangular barca, negra, con letras blancas de lápida, manchadas de sangre aquí y allá, como recuerdos de la lucha y de los ideales que no deben perderse (en y por encima del tiempo), es el testamento vital de un poeta del pueblo, mecido en las latencias que la lucha del ser, del hombre, ha de mantener contra el siempre omnímodo poder de los que gobiernan para sí o para un grupo, y se olvidan, mezquinos y rapaces ellos, de la otredad... de que todos somos portadores de derechos y de deberes, incluso ellos, los que se llevan siempre, siempre, la tajada de la abundancia.



DESENCUENTROS


Aún siendo tú, uno de esos amores


que se meten en el alma


con luces de mares perdidos;


con los años y los hechos, advierto


que ya no eres la metrópolis


que sedujo mis pasos,


que tu voz ya no es mi voz,


que la política tiene sus dobleces


y pierde con mucha facilidad


el sentido de las proporciones,


que nadie razona el poder de la razón


y se crean situaciones


que se antojan dolorosas, insostenibles.(...)



Señuelos contra el olvido (Bohodón Ediciones) tiene el sabor agridulce de la partida, en este caso definitiva; del duelo de la ausencia que se anuncia con tiempo para hacerla menos dolorosa, menos desgarradora; y, por otro lado, asoma cuan azucena el triunfo de la palabra consciente, didáctica, que como en la Eneida de Virgilio o el Infierno de Dante hace que Rafael Vargas, cual Caronte, enfile la laguna Estigia remando versos blancos que le pondrán a Cerbero, sin duda, las serpientes de su cabeza en posición de ataque.



A MIS AMIGOS


Cuando a la hora circular del regreso


el reloj de la vida se pare,


partiré sin nada que llevarme o que dejar.


Nadie heredará mi nombre, un nombre


fugaz como la flor de algunos cactus,


sin dejar una lágrima en ninguna estrella.


Vosotros, los indultados,


vivid por mí; en vuestras risas


quiero palpitar y verme renacido.



Para la marcha prefiero un día alegre


sin amago de sombra,


cuando las niñas de pórfido


acosadas de arcángeles verdes


den suelta a la metáfora del deseo,


y así, desde las cenizas de un tiempo


no mío, sentirme


en el conciso azul del águila.



La muerte sólo apaga la luz del cuerpo.



Señuelos contra el olvido está compuesto por 75 poemas escogidos por Rafael Vargas, de casi la treintena de libros que ha editado, incluyendo algunos inquietantes inéditos que merecen ser leídos.



Paco Huelva


Diciembre de 2013


Francisco Morales Lomas
Francisco Morales Lomas dice:
15/12/2013 20:02

Un buen escritor y una gran persona Rafael Vargas. Mi abrazo fraternal.

Paco Huelva
Paco Huelva dice:
15/12/2013 23:27

Lo es Paco, realmente lo es.Un abrazo.

juanjo
juanjo dice:
18/12/2013 19:20

Podrán nacer o ser creados miles de poetas, pero lo tendremos muy dificil para encontrar otro PoeMan como Rafael Vargas. ¡Qué suerte tenemos de tenerlo como amigo y maestro!.Un abrazo.

ines
ines dice:
25/12/2013 23:59

La poesía siempre derrota al tiempo. Feliz navidad para todos.

Paco Huelva
Paco Huelva dice:
26/12/2013 00:07

Feliz Navidad Inés. Un gran abrazo.

Concha Gil
Concha Gil dice:
03/01/2014 20:32

Rafael Vargas es grande, como lo que no se puede nombrar. Como la flor alzada o el pan necesario. R(de raíz) V(de vida), peldaño de carne es este Hombre. Un abrazo Paco, tú también eres muy grande.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web