Usted está aquí: Inicio / Victoria Caro Regidor / Blog / Qué será de mí

Qué será de mí


images-barco-deriva.jpg


Siempre,


que un dolor nuevo se derramaba sobre mi pecho, en los momentos que creía perderlo todo, cuando ni siquiera había renunciado a nada, me agarraba al esfuerzo infinito por sobrevivir un poco más allá del tiempo.


Siempre,


en los días de lluvia, tras una angustiada aurora, encendía la mañana, observaba las flores de mi jardín mientras la silenciosa huracanada de hojas caía desapercibida, buscaba cobijo donde resguardarme de la tormenta y de la noche.


Siempre,


cuando por las viejas heridas aparecía el mal platónico, insidioso, y la voz se arrojaba quebrada al frío caudal metálico, me acurrucaba junto a mi dolencia hasta que mis huesos chorrearan fundidos y se volvieran a abrir como abanicos.


Pero hoy,


hoy no encuentro las fuerzas que guardaba para hoy, hoy la incomprensión se apodera de mí y me sorprendo de no entenderla.


Pero hoy,


Hoy el clamor de la razón no me sugiere, hoy no puedo salir de este opresivo ambiente, no encuentro refugio y sosiego.


Pero hoy,


hoy no puedo estar en otra parte, hacer lo que no hago, poseer lo que no poseo. Hoy soy una nómada impenitente, una eterna insatisfecha.


Y mañana,


qué será de mí, mañana...

archivado en:
malena
malena dice:
03/03/2008 18:35

Siempre estamos en el lugar donde debemos estar, cariño, y jugar con las cartas que ese día nos ha dado el destino y como somos buenas jugadoras y si hay que hacer una trampa se hace, siempre saldremos adelante.

No te preocupes por nada, Victoria. No te angusties porque todo se cresuelve de la mejor manera posible. Y te lo digo por experiencia: nunca te encontrarás sola.

Me gustaría que leyeras un post que publicó Trini Reina creo que la semana pasada hablando de los ángeles. Por favor leelo, a mí me hizo mucho bien.

Vete a mis enlaces y busca a Trini y el post que te digo. Yo me lo he copiado para tenerlo a mano en momentos de necesidad.


Miles y miles de besos, mi niña.

Victoria
Victoria dice:
04/03/2008 00:30

Malena, me has despertado una agradable sonrisa. Eres un "pedacito de pan" y me encanta que estés, de nuevo, entre nosotros. Pero no te preocupes por mí. Estoy bien. Sólo son cavilaciones, infundadas tal vez, pero disfrazadas y adornadas.

Aunque, por otro lado, la vida también es un teatro y la mayor parte del tiempo vamos de comparsas y marionetas y nos resulta dificilísimo ser los protagonistas de los propios guiones, es muy complicado eso de ir contra corriente, puede ser más fácil nadar en el sentido del oleaje y meter la cabeza en el caparazón. Pero yo seguiré pensando que, a la larga, se paga muy caro. Y en mi caso concreto, pues eso, que, a veces, así me van las cosas...pero, tal vez soy yo quien me las haya buscado.

Ahora voy a seguir tu consejo. Voy a visitar a Trini Reina.

Gracias, princesa. Nos seguimos leyendo

Un besote.

Trini
Trini dice:
04/03/2008 08:51

Hola Victoria: no sé por dónde comenzar pues a veces doy consejos y me pueden mandar a freír espárragos:).
Comienzo porque todos tenemos derecho a revolcarnos en nuestras miserias, más o menos adornadas:). Pero no debemos de hacerlo por mucho tiempo de seguido, pues sino se convierte en vicio y ya se sabe lo difícil que es escapar de uno de ellos...
Te comprendo muy bien en tu texto, siempre está una arañando la esperanza, pero hay días en que ni siquiera tenemos aliento para susurrarle. No obstante, como te digo, debemos de lamentarnos un día, pero al siguiente, con mucho esfuerzo, eso sí, volver a mover las alas.

Me alegró mucho tu visita y, cómo no, tus amables palabras. No dudes que volveré por tu casa y espero verte el próximo día, vestida de primaveras.

Besos

PACO HUELVA CALA
PACO HUELVA CALA dice:
04/03/2008 12:19

Mi querida niña, has escrito un texto agridulce enormemente bello. De las diatribas por las que pasamos cada cual para andar el mundo ¿para qué vamos a hablar? Lo bueno de ser un disidente, alguien con criterio propio, alguien que cambia el paso (Manolo dixit), que mira más allá de las nubes que ocultan los espacios claros, es que, afortunadamente, somos unos incomprendidos. Y por mí, que siga así por la eternidad. No tengo necesidad alguna de que me entiendan o no, con entenderme yo tengo bastante, es señal de que estoy vivo. Cuando mi criterio coincida plenamente con los de los demás, sabré que el individuo que fue Paco Huelva habrá muerto...
Un beso cálido.

Maria
Maria dice:
04/03/2008 15:35

pues mañana aprenderás a escarbar dentro de tí y almacenar fuerzas y refugios para cuando falten.
me gustó tu cavilación poética.
besos.

Mamen
Mamen dice:
06/03/2008 00:22

Querida Victoria, te leo con atención, y creo que tienes suerte, por tener un siempre, un hoy, poder pensar en el mañana, poder sentirte insatisfecha, escribirlo, tener gente que te lee, que comprende perfectamente que es lo que quieres decir, y te anima, te ofrece cariño...

Y yo no puedo más que apreciarte por lo que cuentan tus letras de ti.

Un beso grande.

Benito
Benito dice:
08/03/2008 20:34

Siempre, hoy, mañana... qué maldita enfermedad de incertidumbres que nos corroe. Ese "siempre" siempre queda. ¿pero el "mañana"? Quién sabe. Quizás el remedio, tuyo o nuestro, sea seguir con paso firme ese camino que el "siempre" nos ha ido escribiendo en las hojas desnudas de nuestros manuscritos con letra gruesa y subrayada. Ese "mañana" será el trocito del recuerdo que compartiremos.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web