Usted está aquí: Inicio / Victoria Caro Regidor / Blog / Candelas

Candelas

Se hace la noche para asistir a la hipnosis de su singular tronío. Grandes haces acinturados de carrasca y romero están triangulados sobre los adoquines de las calles, sus deudores se apresuran a encenderlas tras el voltear de las campanas.

En la antesala, grandes columnas de humo y follisca ofuscan la mirada, en algunos ojos se van colgando perlas. Relampagueantes lenguas de fuego lamen hacia arriba rebasando los aleros de los tejados. Su tórrido centelleo de claroscuros dibujan figuras alargadas, como las del autor cretense, son los paisanos de mi pueblo. Hay pocos momentos así en nuestras vidas, cadena humana adorando al todopoderoso fuego.

Llega un sosegado silencio, se encandelan los sentimientos, cuáles serán ahora los pensamientos; serán recuerdos..., el pasar del tiempo.... Se pedirán curas milagrosas o buenas cosechas. Ya por la mañana, el amanecer es de un olor gris cenizo y aquí, donde hubo fuego habrá... otra alegoría de la vida, escondida.

(Noche del 16 de enero en Trigueros)
PacoHuelvaCala
PacoHuelvaCala dice:
19/01/2007 09:33

Con nada que se escarbe en la cultura de muchos pueblos, con poco que nos fijemos atentamente, encontraremos restos de la adoracion a otros dioses, la reconfiguracion de otros lugares, de otros tiempos... La condicion humana se ha modificado mas bien poco en millones de anos, tal vez, porque no pueda hacerlo. Solo han cambiado las personas, y el nombre y figura de los dioses a los que adoramos.
BONITO Y REFLEXIVO ESCRITO, VICTORIA
paco huelva

manuel rubiales
manuel rubiales dice:
19/01/2007 10:04

Como vecino de Trigueros te digo, Victoria, que si bien a mi no me asalta un remolino de recuerdos como al triguereno que ha vivido sus costumbres desde la infancia, si te digo que el hecho de contemplar a todo un pueblo, en mitad de la calle, absorto rodeando las numerosisimas candelas repartidas por todas y cada una de las esquinas del pueblo, es una imagen sobrecogedora y que, ciertamente, me hacen caer en la cuenta de que, al final, por mucha evolucion y mucha tecnologia de la que podamos presumir, no hemos dejado de ser seres tribales que siguen creando fantasias al contemplar las luces y las sombras del fuego.

PacoHuelvaCala
PacoHuelvaCala dice:
19/01/2007 11:33

"La Caverna" de Platon, entre otros, es un documento imprescindible para comprender la ceguera en que vivimos y que se mantiene a lo largo de siglos y milenios, como si nada hubieramos evolucionado en cuanro a comportamientos.
PACO HUELVA

VICTORIA
VICTORIA dice:
20/01/2007 15:45

Te apunto Paco, que en una pequena cuestion si ha cambiado la tradicion pues antiguamente, se esperaba el borrajillo para llenar la copa con la badila que despues se colocaba debajo de las enaguas del calentador para caldear las dormideras y ahora se saca la parrilla, el pan de medio quilo, las chuletas y el vino de la cooperativa. Pero eso si, se mantiene inalterable el objetivo de caldear y ajumar el alma.

Besos a la parrila con copita de mosto de la tierra.

Carmen y Fidel
Carmen y Fidel dice:
26/01/2007 02:39

Gracias por tus palabras que me hacen vivir esa noche, ese aire, ese olor, esas imagenes. Desde Madrid, por un momento, he podido estar alli. En esa magica noche.

Ha sido el fuego catalizador de la evolucion humana. Desde que se utilizo para calentar el frio interior de las cavernas, quemar gente que no estaba de acuerdo con las ideas del momento despues, hasta ahora para asar una buena carne que sirve de excusa para una reunion de amigos, las brasas siempre han invitado a la reflexion.

Y entre el maremagnum tecnologico que nos envuelve seguira siendolo porque la cultura del fuego pernace ligada intrinsecamente ligada a la historia del hombre. Y dentro de otros cuantos milenios seguiremos calentandonos.

Un saludo amiga.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web