Usted está aquí: Inicio / Rafael Suárez Plácido / Blog / Última entrada sobre política.

Última entrada sobre política.

Un amigo me escribe y me pregunta, al final, si no voy a escribir nada por la condena al juez Garzón. Lo pienso, pero no demasiado: el juez no es un personaje que tenga mis simpatías. Es como el superpolicía ejemplar, que nos cuida y que pega palizas a los más malos, a los que ocupan la vía pública y no dejan que los padres de familia e hijos de buenas familias paseen libremente cada mañana: ¿me movería a escribir algo si fuese condenado en un juicio? No.

Y esta indiferencia viene de cuando se anunciaban las redadas masivas que ordenaba este juez a bombo y platillo, mucho más, muchísimo más que luego, cuando salían todos de la prisión preventiva: eso se anunciaba menos, prácticamente nada. Tampoco comprendí que el juez dejara la carrera judicial para presentarse por el PSOE de González y, al poco tiempo, cuando comprobó que no le daban el cargo que esperaba, volviera a la carrera de forma, además, bastante sonora, juzgando crímenes de otros dirigentes de ese partido. Sí, había algo extraño en todo ello.

Mucho más me preocupa, por ejemplo, que Camps y su secuaz levantino, salieran indemnes del juicio, después de escuchar todos, como escuchamos, las conversaciones en las que pedía al líder de la trama favores, y cómo la propia presidenta de Castilla La Mancha, la que más le había fustigado antes dentro de su partido, saliera a defender su mancillado honor.

Mucho más me preocupa que Rajoy mienta diciendo que no sabían que en sus propias comunidades, sí, en las que el PP gobernaba desde hacía años (Valencia, Murcia) o desde mayo (Castilla La Mancha, Extremadura), se estaba fraguando un déficit dos puntos mayor del previsto y lo usen como excusa para subir el IRPF y prácticamente nadie se lo eche en cara.

Mucho más me preocupa que Rajoy gobierne para lo que Merkel y Sarkozy y el BCE dispongan, o los mercados, y prácticamente nadie se lo eche en cara.

Mucho más me preocupa, aunque en el fondo me haga gracia lo bocazas que es el presidente, "la reforma laboral me va a costar una huelga general". Me recuerda aquella víspera de desfile de la Hispanidad: "Mañana desfile militar. ¡Sí, vaya coñazo!" Aunque ya veo que le ha salido a Rajoy un buen competidor, en lo de bocazas, claro, en su ministro de Economía: "El viernes sacamos una reforma laboral extremadamente, extremadamente, dura."

Mucho más me preocupa que el ministro de Defensa haya trabajado para la empresa española que fabrica las bombas rácimo y las exporta a todo el mundo. Y ya, ya sé que me dirán que es señal de que tiene experiencia, pero me preocupa, qué le vamos a hacer. Como también me preocupa que en su primera comparecencia ante el congreso, le preguntara Joan Tardá por esa vinculación y él dijera reiteradamente que sí, pero que se acabó en 2007. Un ejemplo de sinceridad, dirán, pero lo que pasa es que no acabó en 2007, sino en 2009, como luego tuvo que admitir el propio grupo parlamentario del PP y decir que fue un olvido o lapsus lógico en el momento de tensión. Me preocupa, además, que no se le dé publicidad a esto.

Mucho más me preocupa que algún consejero de Sanidad de alguna comunidad gobernadas por el PP, especialmente Madrid, digan que por qué vamos a pagar todos los españoles el tratamiento para toda la vida de un enfermo crónico. Eso sí que me preocupa.

Mucho más me preocupa que aparezca el señor Botín diciendo que la culpa de la situación es de los políticos, cuando a estas alturas todos deberíamos saber que las enormes cifras que ha alcanzado el déficit no están provocadas ni por la Seguridad Social, ni por las infrastructuras públicas, ni por la Educación, ni siquiera por la corrupción de estos políticos (de uno y otro signo, pero especialmente de uno), sino por la ayuda que se inyectó a la banca a partir de 2008.

Mucho más me preocupa pensar que todo esto tiene un fin: bajar los sueldos y "flexibilizar" el mercado laboral. ¿Por qué vamos a pagar 1500 si tenemos cinco millones de parados que lo harían por 700?

Mucho más me preocupa ver los acontecimientos que se están produciendo en Grecia y la sensación de que algo así quieren también para nosotros, aunque lo disfracen de que van a procurar que no tengamos que llegar a eso.

Mucho más, y ahora vuelvo a la Justicia, me preocupa ver a la portavoz del CGPJ ("¡si no sabe ni hablar!", "”me dijo alguien) argumentando las razones de nuestros tribunales.

Mucho más me preocupa ver a Ruiz Gallardón atreviéndose con la reforma soñada del Poder Judicial. Soñada por la derecha, claro. Y volviendo a criminalizar el aborto. ¿En qué país vivimos? Y mucho más que ahora estén investigando al único juez que se ha atrevido a abrir diligencias contra la trama Noos. Y mucho más me preocupa que la esposa del segundo inculpado en esta trama no vaya a declarar, en un país donde la Justicia es igual para todos.

No, no voy a escribir nada sobre la condena a Garzón, ni sobre los guiñoles de Canal Plus en Francia, el otro gravísimo problema nacional.
archivado en: ,
Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
12/02/2012 21:35

Pues yo diría que algo que celebran Y con champán si lo tienen a mano) los terroristas de ETA, los del GAL, los corruptos, el PP en pleno, la extrema derecha española y la familia de Pinochet debería también preocuparte un poco.

Rafael Suarez Placido
Rafael Suarez Placido dice:
12/02/2012 22:06

Sí... no te digo que no me preocupe nada. De hecho es un grano de arena más. Por cierto, ¿por qué separas al "PP en pleno" de la extrema derecha española?

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
13/02/2012 00:05

Sí, en eso tienes razón. Aunque en el PP aún quedan centristas (cada vez menos: Gallardón también ha desertado), las concesiones a la extema derecha son cada vez mayores. Y la prensa del PP escora decididamente hacia la derecha pura y dura.