Usted está aquí: Inicio / Rafael Suárez Plácido / Blog / Creep

Creep

Mi cuerpo está herido.
Me partieron la boca y aquí estoy.
No podía mirarte a los ojos
y era tan joven que no entendía nada.
El vértigo,
mis pies vistos desde arriba,
las marcas de mi cuerpo
te necesitan.
Pero no hablaremos más de mí. No es tarde aún.
Es el momento de escucharte. Llevo años
deseando escucharte. ¿No oyes mis latidos?
Apoya tu cabeza y escucha.
Siente mi cuerpo, mi corazón perfecto.
No siempre pude hacerlo como quise,
pero he ido ganando algunas tablas
y te prometo que no te defraudaré.
¿Lo has notado? De joven fui actor.
Recitaba monólogos gastados con un no sé qué
sorprendente,
con una extraña vitalidad que excitaba a las musas.
Thalía, Euterpe venían a verme a casa y se quedaban.
Fue difícil echarlas.
Fui su amante,
el amante preferido de las musas. Gané algún dinero
en los teatros. Fui también camarero.
Fui Luciano Belmondo, el grande. Fui Thom Yorke
gritando que no soy nada, gritando "soy un bicho raro",
mientras tu piel me hacía llorar,
mientras tú cantabas en mi contestador,
mientras mudaba mi piel cada vez que alguien te tocaba
y, luego, renacía para consolarte.
Actor, amante de las musas, camarero
y siempre acompañaba a los clientes a otros bares, a sus casas.
Siempre era el último en acostarme.
Siempre mil historias en la cabeza y esperando llegar a casa.
Siempre el primero en levantarme,
aprovecho y escribo. Te leo.
Estar contigo, descansar contigo, amarte:
¿me estarás esperando?
Respóndeme: ¿me estarás esperando?
Porque me lo dijiste, me lo prometiste. Recuerdo bien
cómo sonaba con acento palmero,
fueras quien fueras, eso no es importante, con acento
palmero
Era algo así: "siempre te esperaré,
you"™re so fucking special

y ya sabes:
el tiempo ha demostrado que siempre cumplimos las promesas.

http://www.youtube.com/watch?v=QhFSmAoGhhc
archivado en:
Ana
Ana dice:
14/09/2013 20:28

Perfecto. La música y el poema son uno.

Rafael, la vida está de tu parte.