Usted está aquí: Inicio / José Luis Piquero / Blog / Gaza

Gaza

Días de zozobra ante lo que estamos viendo empeorar un día tras otro. Los civiles muertos (incluyendo niños) no son víctimas colaterales. Todo forma parte de una acción terrorista por parte de un estado que incumple sistemáticamente la "legalidad internacional" (¿qué es eso?) y aplica una estrategia: hacer daño, causar sufrimiento. El estilo de ETA, por si alguien no lo había notado.

Siempre he tenido simpatías por los judíos. Ojalá esto no se convierta en pasto antisemita. Esto es otra cosa. Son las hordas fanáticas de un grupo terrorista, Hamas, y es la impunidad de un estado gobernado por terroristas, Israel, apoyado por intereses políticos, económicos y geo-estratégicos de los Estados Unidos, y es la inoperancia y la docilidad de los aliados de los Estados Unidos, incluída la Unión Europea, incapaz de hacer nada para tratar este asunto de manera racional. Esto convierte a nuestros gobiernos en cómplices de la matanza. Cuando se mata a esa escala, ya nada nos diferencia de los terroristas.


archivado en:
RA
RA dice:
08/01/2009 16:27

SE QUE ME RECHAZARÁS, PERO LEE ESTE ARTíCULO.
Martes, 30 de diciembre de 2008

ANALISIS
DESMONTANDO LOS TÓPICOS DE GAZA
Algunas ideas erróneas que se repiten: Hamas tomó el poder por
la fuerza El bloqueo económico fue impuesto tras el 'golpe de
Estado' de Hamas La culpa de la ofensiva es de Hamas por seguir
lanzando cohetes Israel se defiende de la ofensiva Palestina Se
trata de un ataque contra la infraestructura terrorista de Hamas

MNICA G. PRIETO (*)

Ver la cobertura de los acontecimientos en Gaza en los canales
de televisión árabes y en los occidentales es como asomarse a
dos mundos diferentes. Influidos por la corriente de opinión
promovida por la Administración de Washington, próxima a Israel,
los medios europeos y estadounidenses han asumido medias
verdades como hechos, ignorando la situación global en
la Franja y muchos de los recientes acontecimientos políticos
imprescindibles para comprender que está ocurriendo.

Para entender el masivo movimiento de solidaridad que se está
viviendo en los pases musulmanes hacia Gaza es necesario
contextualizar los hechos y desmontar algunos de los tópicos.
Estos son algunos ejemplos.

Hamas tomó el poder por la fuerza en 2007.

En realidad, el Movimiento de Resistencia Islámica accedió al
poder en enero de 2006 tras obtener el respaldo del 65% de los
palestinos en las elecciones celebradas entonces, en una
victoria masiva que sorprendió dentro y fuera de los territorios
ocupados.

La supervisón internacional reveló que no se haban producido
irregularidades, pero el Cuarteto (EEUU, la UE, Rusia y la ONU)
congeló sus ayudas para los palestinos con el pretendido
objetivo de obligar a Hamas a renunciar a la violencia y
debilitar al grupo.

Por su parte, Israel comenzó una dura estrategia de aislamiento
que comenzó con la retención de los fondos que cobra en nombre
de las autoridades palestinas en concepto de aduanas, unos 40
millones de euros vitales para la supervivencia de los
territorios.

Además, soldados israelíes arrestaron a la mayor parte de los
diputados islamistas en Cisjordania y Jerusalén Este
inhabilitando el Parlamento palestino, que quedó sin 'quórum'
para trabajar.

La histórica confrontación entre la facción Al Fatah, derrotada
en las urnas, y Hamas se agravó más que nunca, pero una sutil
intervención internacional logró que pasara de las palabras a
las armas.

Según una investigación de la revista 'Vanity Fair' apoyada en
documentos confidenciales autentificados por fuentes
norteamericanas, "hubo una iniciativa encubierta aprobada por
Bush e implantada por la secretaria de Estado Condoleezza Rice y
el viceconsejero de Seguridad Nacional, Elliott Abrams, para
provocar una guerra civil Palestina.

El plan fue apoyar las fuerzas dirigidas por [Mohamed] Dahlan
[lder de Al Fatah] y dotarlas con nuevo armamento suministrado
a petición norteamericana para dar a Fatah la fuerza necesaria
para eliminar del poder al Gobierno democráticamente electo de
Hamas. Es decir, Washington promovió un conflicto civil
interpalestino para acabar con los islamistas.

As, el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Abu
Mazen, (Mahmud Abbas) se negó a entregar el control de las
fuerzas de Seguridad a Hamas, que organizó sus propias fuerzas.
Los choques aislados entre ambas facciones se sucedieron durante
casi un año y medio, hasta que en junio de 2007 derivaron en una
corta guerra intestina.

A los islamistas les bastaron pocos das para expulsar a Al
Fatah. Abu Mazen disolvió el Gobierno electo de Hamas para
nombrar otro Ejecutivo, tachado de ilegal por algunos expertos
palestinos que también criticaron duramente la actuación de
Hamas, y dividiendo 'de facto' los dos territorios palestinos.

El bloqueo fue impuesto tras el 'golpe de Estado' de Hamas.

El bloqueo comenzó días después de que los islamistas llegaran
al Gobierno, pese a las denuncias de las organizaciones
humanitarias que advirtieron de que, sin la ayuda internacional,
los territorios estaban abocados a una grave crisis asistencial,
sanitaria y alimentaria.

Pocos meses después de la victoria electoral las ONG advirtieron
de la escasez de medicinas en los hospitales y avisaron del
riesgo de enfermedades infecciosas. Lo peor estará por llegar.
Primero fue la respuesta Israel a la captura del soldado Guilad
Shalit, que castigó duramente la Franja.

Un año después, tras los combates interpalestinos, Tel Aviv
declara Gaza entidad enemiga, permitiendo la entrada de apenas
19 productos básicos de los 3.500 que entraban antes.

Desde entonces, la primera crisis humana creada expresamente por
Occidente ha empobrecido a la población hasta limites
insospechados. Si en 2007, un millón de personas en Gaza (donde
habitan 1,5 millones de palestinos) sobreviva gracias a las
ayudas de la ONU, hoy se calcula que 1,2 millones comen gracias
a Naciones Unidas, que ha dejado de recibir alimentos básicos
por el cierre Israel. Hoy en da, los habitantes de Gaza tienen
serias dificultades para encontrar pan.

La culpa de la ofensiva es de Hamas por seguir lanzando
cohetes.

El pasado da 19 de diciembre, Hamas dio por finalizada una
tregua unilateral de seis meses en la que los islamistas no
lanzaron su artillera casera salvo en respuesta a bombardeos
israeles, sin causar muertos. A cambio, exigan que Tel Aviv
aliviara el cerco permitiendo la entrada de productos básicos y
de combustible, algo que nunca ocurrió.

En esos meses la situación se fue deteriorando en la Franja,
hasta el punto de que los israelíes prohibieron el paso de ayuda
de Naciones Unidas e incluso vetaron el suministro del
combustible necesario para que las agencias de la ONU pudieran
asistir a la población.

"En que otro lugar padece la ONU un embargo? Donde se somete
la ayuda alimentaria a tan severas restricciones?", se
interrogaba el director de la agencia de Naciones Unidas para
los refugiados palestinos, John Ging.

Por su parte, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos
Humanos, Navi Pillay, denuncio que "el bloqueo es una violación
de las leyes internacionales y humanitarias".

El relator especial de la ONU para los territorios palestinos,
el profesor judo estadounidense Richard Falk, exigió a
principios de diciembre un "esfuerzo urgente [...] para aplicar
las normas que protegen a la población civil palestina de las
políticas de castigo que suponen un crimen contra la humanidad".
Falk, que calificó el bloqueo contra Gaza de "continuada,
flagrante y masiva de la ley humanitaria internacional", fue
expulsado por Israel cuando intentó regresar a los territorios
para terminar el informe que debe presentar ante la ONU en
marzo.

Israel se defiende de la ofensiva palestina.

Es cierto que las facciones armadas palestinas lanzan sus
cohetes contra el sur de Israel, al igual que es cierto que Tel
Aviv acomete ofensivas aéreas contra la Franja en lo que
califica de "asesinatos selectivos", que por lo general suelen
ocasionar victimas civiles. La cuestión está en que tipo de daño
hacen unos y otros.

Según datos del Ministerio de Defensa Israel, la ONG The
Israeli Project calcula que 23 israelíes han muerto entre
principios de 2001 y el verano de 2008 a causa de los
proyectiles palestinos. Según el Centro Palestino para los
Derechos Humanos, en ese periodo 3.800 palestinos han muerto por
ataques israelíes, de los cuales casi 850 son niños.

Por otro lado, el Gobierno Israel invierte fuertes sumas en la
seguridad de su población asentada en las proximidades de Gaza,
mientras que los palestinos carecen no sólo de búnkeres, sino
de medicinas, agua o suministro eléctrico. Se trata de un ataque
contra la infraestructura terrorista de Hamas.

Mezquitas, el canal de televisión de Hamas (Al Aqsa TV), la
Universidad Islámica de Gaza. Varios edificios civiles han sido
atacados en la actual ofensiva de Tel Aviv, además de centros
políticos y militares.

El problema es que cualquier ataque contra un objetivo, incluso
militar, en Gaza arrastra a numerosos civiles dado que la Franja
es uno de los lugares con mayor densidad de población del mundo.


La mayora de las víctimas han sido oficiales de la policía
palestina afiliada a Hamas, entre ellos su máximo responsable,
nombrado por Al Fatah, lo cual lleva a Israel a afirmar que las
bajas son militares.

Sin embargo, según la IV Convención de Ginebra relativa a la
protección de civiles en tiempos de guerra, los funcionarios
(incluidos los oficiales de policía) son considerados civiles en
los conflictos y no combatientes, por lo que los grupos de
Derechos Humanos denuncian una masacre. (*) Mónica G. Prieto fue
corresponsal para Israel y los territorios palestinos entre 2005
y 2007, y viví en Gaza la victoria electoral de Hamas, las
consecuencias del bloqueo y la situación tras la guerra civil
palestina.

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
08/01/2009 18:19

Gracias por tomarme por tonto. Por lo demás, ya ves que cuelgo tu intervención.
Además de expresar mis simpatías por los judíos (previas a todo esto, ajenas a todo esto y no excluyendo simpatías hacia los palestinos), me parece que la denuncia de la actuación de Israel y los Estados Unidos queda bastante clara en mi entrada. De acuerdo con todo lo que dice el artículo que citas. Ahora añadamos dos datos: que yo pienso también en los 23 israelíes muertos por los cohetes (más los muertos en ataques suicidas) y que Hamas es una organización terrorista que glorifica la violencia indiscriminada y cuya concepción de los derechos humanos no pasaría el examen más superficial. Que hayan alcanzado una victoria electoral es otro tema: también la alcanzó Hitler, y muy holgada, en 1933. No dudes que si tuvieran capacidad de hacerlo, matarían a muchos más de 23, niños incluídos.
Dicho todo esto, reitero (aunque no debería hacer falta) que condeno tajantemente la actuación terrorista y genocida del gobierno de Israel y que me opongo a ella completa y visceralmente. ¿Te es suficiente? Creo que aquí no hay buenos y malos. O sí: malos son todos los que matan y buenos son la inmensa mayoría de los que mueren (¿con alguna excepción?).