Usted está aquí: Inicio / El Barbonauta / Blog / QUERIDO ALARGAOR

QUERIDO ALARGAOR

En el debatillo de los comentarios a mi ¿poema? titulado "Carpintería" terminas diciendo: "Ok, Manolo, po entonces de bailar..., ni hablamos.:-)", a lo que te contesto aquí porque me ha salido muy larga la reflexión y por si no vuelves a entrar en el ¿poema? susodicho.

De modo que de bailar, sí, hombre, claro que hablamos, pero sin martillazos.

Como en el zortziko, la muñeira, la sardana, el fandango, la cachucha, la zambra y tantos otros bailes populares.

Ni la Alonso, la Pávlova, la Fonteyn, la Plisétskaia o el Núreyev necesitaron nunca un herrrero o un carpintero al lado arreando estopa. El secreto está en que bailaban música integral, no sólo ritmo, sin olvidar que con un violín se puede marcar tanto o más ritmo que con una batería. Y no digamos con un piano o la guitarra de un Segovia, un Yepes, etc ... (no así de Lucía, al que la única vez que vi tocar en carne y hueso lo hizo con bongos al lado: mal dominio de su instrumento si los necesitaba para llevar el ritmo demuestra eso).

Mi generación vio nacer el rock, los Beatles, etc... y, cualquiera que haya profundizado en el asunto, dada la época, el resurgir de las economías de los países que ganaron la 2ª guerra mundial, etc ... se da cuenta de que triunfaron por un marketing inmenso, llevando al consumismo desaforado a la juventud. Lo que quiere el sistema: jóvenes embobecidos por el ruido y sus añadidos químicos, que enciendan mecheritos ante cualquier cursilada de letra, etc... Subastas de "reliquias" de E. Presley, M. Jackson y otras gilipolleces por el estilo.

Y el propio sistema tolera que haya algunos "comprometidos", del mismo modo que el Vaticano hace con los de la liberación, curas comunistas, cristianos por el socialismo, etc ... Puras coartadas.

Eres un chavalito y quizá no hayas visto, como yo, las verbenas de pueblo en las que la gente bailaba -y lo pasaba pipa- con la música de una guitarra, una bandurria y un laúd, y sin micrófonos**; de modo que identificar ritmo o modernez de la música con los temblores de un semáforo porque una batería suena en un utilitario, no me parece acertado.

¿Ritmo? Sin ir más lejos, por ejemplo, "La consagración de la primavera" de Stravinsky, la 5ª de Beethoven, el "Carmina Burana" de Orff. En todas hay percusión, pero bien usada, integrada en el conjunto de la obra y no ensordeciendo ni atontando, o "encantando", que diría el otro. Y podríamos hablar de toda la música renacentista, clásica, ópera, coral, así como boleros, tangos, napolitanas, etc... Todo lejos de la selva y adecuadísimo para bailar. Sin carpinteros salvajes. Sin regresión (¿o es casualidad que ahora, esa juventud ritmera, lleve tatuajes, piercings y demás modas ejenas a nuestras sociedades, que provienen de otras culturas, por supuesto milenarias? ¿Crees que falta mucho para que veamos huesos atravesados en la nariz o pescuezos alargados a base de aros? Yo ya he visto por la Isla Chica a una joven de cuya boca sobresalían una especie de comillos metálicos y puntiagudos de, al menos, un cm. de largos. ¿Sería una vampira, alguien la besará con lengua ...?)

Ea, seguimos hablando con un cafelito por delante que así salen callos en los dedos.
--------------
**) Las primeras orquestillas que iban por los pueblos a las verbenas llamaban a aquellas primeras baterías "yambas". Ése toca el "yambas", se decía. Y un día comprendí porqué ese nombre: en el bombo, con letras grandes y mayúsculas ponía: JAZZ BAND. Una forma de leer el inglés como tantas que se oyen hoy al hablar de cine, ¡coño!, pero nunca le he oído a un "crítico" decir los títulos de las películas rusas, checas, hindúes, nigerianas o turcas en sus idiomas originales.

archivado en:
alargaor
alargaor dice:
17/10/2010 00:25

No pillastes el guiño del chiste discotequero por antonomasia. Te decía, "po de bailar ni hablamos" como el ligón le entraba, vasilando, "¿Bailas?, y le dicen: ¡No!", y coge er nota y le espeta: "Po entonces, de follar ni hablamos".
O sea, yo, leido tu poema anti berríos and drums, opté por renunciar a la posibilidad de que bailáramos. jeje. Eso fue todo.
Paso de hablar sobre bailar, porque prácticamente no lo uso desde la yenka.
Chavalito yo?. Un respeto.:-)

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web