Usted está aquí: Inicio / Victoria Caro Regidor / Blog / La Liebre y la Tortuga

La Liebre y la Tortuga

Aunque el pistoletazo de salida de la campaña electoral, para las venideras elecciones municipales y autonómicas, se dio el pasado 11 de mayo; lo cierto es que, los bombardeos comenzaron ya antes, incluso, del grotesco conflicto de Irak y se conjeturarán como el trampolín para las posteriores: las generales. Además, se están utilizando para la cruzada, proyectiles de alcance próximo a las sienes que causan daños colaterales de estrés, hastío, apatía, crispación, frustración y total escepticismo en las Marionetas, víctimas por miles que, sin creerse caracterizados, se aprisionan en una barahúnda, cada vez más empantanada.

Después de tantos meses de campaña encubierta, de tantos mítines sin serlos, a donde sólo asisten los afines, a realzarse en sus ideas y atacar al contrincante, de tanto impacto sensorial a nuestra libertad cotidiana; en estos días, nos tropezamos con los mismos chorizos de cantimpalo de los últimos tiempos. Un cóctel molotov, con ingredientes de guerra de Irak versus PP y ANV/terrorismo versus PSOE, condimentado de fórmula 1, de regalos de pisos en los mítines, con Ruiz Gallardón en la portada de la revista Zero, dirigida a Gays y Lesbianas, con tecnología punta en vídeos xenófobos, en insultos y descalificaciones y aderezado de ritmos melódicos, idénticos, a las parodias musicales de los Morancos.

Cómo podemos confiar en que los políticos no quieren el cargo para enriquecerse y atiborrar las arcas de su partido. Quiénes están dispuestos a servir a la ciudadanía. Cuándo van a presentar un proyecto coherente y sincero que parta desde abajo. Las respuestas a estas y otras preguntas es lo que esperamos todos en la antesala de los comicios, que nos devuelvan el interés y la ilusión por la democracia heredada en envoltorios de sudor y sangre, que nos permitan separar el grano de la paja.

Porque, no olviden los líderes que, nosotros tenemos la sartén por el mango, si ellos se disfrazan de liebre, nosotros representaremos a la tortuga y si el día veintisiete la gente se queda en su casa, sólo ellos serán los culpables y su irrisoria clase política.
PACO HUELVA CALA
PACO HUELVA CALA dice:
16/05/2007 09:14

¡Ofuuu! ¡Qué foto has hecho!
ABRAZOS

MANUEL RUBIALES REQUEJO
MANUEL RUBIALES REQUEJO dice:
16/05/2007 09:28

Pues eso, que salvando a los políticos coherentes y concienciados del significado real del "servicio público", que haberlos los hay,(afortunadamente), el resto parecen una panda de malos alumnos infiltrados de una escuela de mariachis, de interpretes de narco corridos o de algún partido pupulista bananero. Son un insulto a la buena fe, a la sensatez y al sentido común. ¿A qué coño están jugando...? En qué piensan cuando hablan del interés general. La política está degenerando en un patio de vecino mal avenido, en un pasaje de Arniches, en un recipiente hueco, vacio, carente de ideas sostenido por políticos sin carisma, sin credibilidad y nutridores de aparatos de partidos movidos por oscuros intereses y dedicados a amasar las mentes de millones de cretinos. ¿Nos toman por tontos? ¿Nos toman por inocentes manipulables? ¿Nos toman por cerebros pueriles o indefensos...? O esto evoluciona o vamos por el peor camino, el de la desilusión, el desinterés, el descredito y el mangoneo.
salud.

Rafa Leon
Rafa Leon dice:
16/05/2007 10:12

Sin duda, querida Victoria, el panorama político español no invita a la participación ciudadana en los esquemas o los fastos democráticos, ya sea entendida la democracia como meramente representativa o con el añadido para nada baladí de una verdadera participación ciudadana en la toma de decisiones, que para la democracia social (por definir esto con pocas palabras y menos matices, sería que todos los ciudadanos no sólo tengan el derecho abstracto a, por ejemplo, una vivienda y un trabano digno, sino que lo disfruten de hecho) aún falta mucho y depende del funcionamiento de las dos patas democráticas anteriores.

Pero, querida Victoria, yo pienso que, precisamente por eso, lo que sería un autentico logro democrático y que acojonaría a más de un "malayo", sería que los ciudadanos acudiésemos a votar en masa el día de las municipales-blancas palomas-y-ala-Madrid-que-te-come-el-Recre. Ese sí sería, en mi opinión, un mensaje de la ciudadanía que haría a más de un choricete reflexionar y pensarse las cosas dos veces antes de cometer cualquier barrabasada. Porque, Victoria, a los políticos corruptos o, al menos, pusilánimes, lo que les interesa son ciudadanos desencantados y alejados de la política, para tener las manos libres. Ahora, si todos los ciudadanos se presentan a las urnas y dicen: "señores, se os acabo el ancha es Castilla", aquí estamos, para participar en democracia votando, pero no sólo para eso, pues, a partir de mañana y cada día, vamos a luchar con todas nuestras fuerzas para seguir participando, para seguir exigiendo, porque nosotros señores también somos políticos, los políticos más importantes, los políticos de la base social de los que vosotros no sois más que meros servidores.

Sentiría que algunos amigos se molestasen con esto que voy a decir, pero en ningún caso es mi intención ofender. Creo que estos aires que corren difundiendo la revolucionaria esencia de la abstención, en realidad, aunque no lo parezca a los mismos que hinchan sus velas con ellos, son realmente un peligroso germen reaccionario e involucionista. Reflexionemos seriamente sobre que hacer en la próxima cita electoral, y sobre las consecuencias de lo que hagamos, y no nos quedemos ancladoes en el, por otra parte entendible, rencor hacia una clase política vaga, mediocre y salpicada por infinidad de casos de corrupción. Y, después, que cada cual haga lo que le plazca y considere más conveniente para todos los ciudadanos.

Un abrazo.

victoriacaro
victoriacaro dice:
16/05/2007 12:40

Sin dudas, Rafa, esa es mi opinión. Hay que acudir a las urnas y ejercer nuestro derecho al voto y así he cumplido desde los dieciocho años y, hasta hoy, pienso seguir haciéndolo. Lo cierto es que,el comportamiento absentista, ha experimentado desde el comienzo de la Democracia, una tendencia decreciente, siempre, por supuesto, teniendo en cuenta, la clase de elección y también, ha ido aumentando la abstención activa y crítica, representada por el voto en blanco.

Pero, o bien los gobernantes están haciendo campaña para tener las manos libres, o realmente se está creando otro tipo de conciencia ciudadana de desacrédito a la actual Democracia, que, cada vez coge más fuerza la abstención pasiva.

Agradezco vuestra implicación.

MANUEL RUBIALES REQUEJO
MANUEL RUBIALES REQUEJO dice:
16/05/2007 12:52

Rafa, entiendo que animar al voto es fundamental, porque, entre otras cosas, la cita con las urnas es, casi, el único acto de democracia efectiva a disposición de los ciudadanos, lo que ocurre es que algunos estamos ya un poco "jartos" de que nuestro voto sirva, al día después de las elecciones, como moneda de cambio para pactos entre partidos que se escapan de mis entendederas, para que un señor nombrado alcalde o concejal tenga un poder de decisión y manipulación enorme y para amparar desmanes como los que se han destapado ultimamente, por no hablar de los otros desmanes "de baja intensidad" que se viven a diario en los consistorios. Te acaba dando la impresión de que, si tanto se pelean y tanto se enfrentan por tener una alcaldía o una concejalía, es porque hay algo más allá, llámese pasta, llámese poder, llámese influencia... El servicio público que ha de cumplir la política se ha desnaturalizado y el cancer de la profesionalización de los políticos ha inundado el espinazo de todas las instituciones. Como ya he comentado en otras ocasiones pongo el ejemplo más cercano, que puede valer par muchos municipios, en el que yo vivo hay algún que otro concejal que antes de serlo ganaba al mes 600 euros, de concejal cobra unos tres mil al mes, ¿cómo queremos que este tipo no le saque los ojos a quien haga falta por mantenerse en el sillón? No tienen ideología, tienen ambición y vicio de poder, se cambian de chaqueta, de pantalones y hasta de calzoncillos si es necesario con tal de mantener la nómina, la casa de lujo, la segunda residencia, el BMW flamante y las vacaciones veraniegas en el Caribe. Hay otros ejemplos, cuyo nombre está en la mente de todos, de algún que otro personaje, muy amiga de los fosfoyesos, que a sus cuarenta y tantos cumplidos, su única vida laboral contrastable se fundamenta en el cargo político, suma y sigue. Yo no confío en la mayoría, creo que van a trincar, sálvese, por supuesto, el que sea honesto y coherente, el resto, a poner el culo en el sillón y a verlas venir. A estas alturas, para mi, votar empieza a asquearme. Pero yo no tengo la culpa, la tienen ellos.

ALFT
ALFT dice:
17/05/2007 17:44

Compartiendo el hastío generalizado de todos vosotros por la ínfima calidad de nuestros políticos (el que atesora bagaje ideológico dura muy poco en la estructura partidista, y no quiero señalar)si que he de decir que por supuesto que hay que votar. La abstención la capitalizan los antisistemas de uno y otro lado. El voto en blanco indica que ninguna de las propuestas nos convence. Este voto, imperceptible, residual, al que no se le da importancia, es el que verdaderamente denota el desencanto de la ciudadania sin renunciar al principal derecho democrático.
Como decia el maestro Tomas y Valiente (hoy por cierto han condenado al tarugo que lo asesinó- jon bienzobas- al que me niego a poner en mayusculas)la democracia española está configurada para que la verdadera participación se inicie en Sindicatos o Asociaciones y en Partidos políticos, es decir en la militancia, desde donde se configuraran programas y se eligiran a los que habrán de ser candidatos dependiendo de la mayor o menor democracia interna. Despues vendrá la votación general en la que actuaremos como ciudadanos y no como militantes. Pero aun despues de ser elegidos tenemos algunos recursos de control, en este caso del Alcalde. Pero, ¿quien va a los plenos? ¿quién eleva preguntas al consistorio? ¿quién participa en la elaboración de los PGOU existiendo un trámite de audiencia y de propuestas? NADIE.
En definitiva, creemos que la democracia es solo ir a votar y no es así, hay que implicarse antes y despues, sin perjuicio de que, aún así, pueda colarse algun abrazafarolas.
Hace falta mucha ideología y compromiso personal.

LA LIEBRE Y LA TORTUGA
LA LIEBRE Y LA TORTUGA dice:
27/05/2007 17:49

VAYA MIERDA SIN DIBUJOS

piter
piter dice:
20/09/2008 05:10

gracias

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web