Usted está aquí: Inicio / Victoria Caro Regidor / Blog / Huelva blanca e impura

Huelva blanca e impura

Si se aprovechara la gran afluencia de gente por Huelva, en estos días de Semana Santa, que se echa a la calle, literalmente, para contemplar cómo las hermandades y las cofradías, hacen su estación de penitencia y se alzarán todas nuestras manos, en protesta por los vertidos de residuos de fosfoyesos (yeso, uranio, radón, polonio, radio, plomo, arsénico, cadmio,...) que se acumulan sobre el paisaje de la ciudad, en plenas marismas del Tinto y a escasos metros de la población y desde hace, tanta décadas, como estas fiestas religiosas; entonces, el paisaje de nuestra ciudad sería otro. Pero seguimos aplaudiendo con fervor, a un nazareno o costalero í¢"â‚¬no utilizo el femenino porque la religión católica, goza, está exenta de cumplir la ley de paridadí¢"â‚¬, mientras seguimos, con escaso respaldo, las acciones ecologistas que luchan por una ciudad descontaminada. Aunque huele a incienso que marea, los olfatos están tan adiestrados a la peste y los ojos al humo que, más que afectados, parece gustarnos.

La alcaldía, la concejalía y la delegación provincial, con su delegada de Medio Ambiente, se lavan las manos, como Pilatos, trasladando sus despachos, a los toques de campana í¢"â‚¬quise decir, campañaí¢"â‚¬ y por las procesiones í¢"â‚¬o quizás debo debo escribir profesiones...í¢"â‚¬, haciendo honor y alarde del estado aconfesional que, gobiernan y nos representan. Mientras, sobre sus mesas, se acumulan, traspapeladas, las denuncias, por los efectos radiactivos, de uno de los vertederos industriales más extensos del planeta. Aunque, eso sí, llevan en los bolsillos de sus chaquetas, para engañar a diestro y siniestro, los resultados benévolos de AIQB y las escusas, de los puestos de trabajo que generan, estas fábricas de fertilizantes. Entonces para que... ¿preocuparnos?

Los medios de comunicación, pesadísimos con estas fiestas, lo apellidan "onubensismo", a este fenómeno de echarse a la calle, por tu ciudad, por la lucha de los verdaderos valores y las tradiciones que, rebozan de fortaleza y de valía, a las personas. Tanta multitud por las avenidas de Huelva, la ciudad está preciosa e ilunminadísima, solo hay que rezar para que no llueva y se derroche tanto patrimonio dorado, tanta riqueza por doquier, que tantas peticiones de salud y de paz queden en el tintero, tanto machote sudoroso, tan morbosa mirada encapuchada, tanta envidia entre cofradías,...Sería una lástima y saldrían las lágrimas por televisión. Si hubiera una correlación de estas movidas, que solo dejan un paisaje desolado de cáscaras de pipas, con el otro sentimiento de la población que, cada día, sufre más el cáncer de pulmón y el asma y por su paisaje, con su Tinto corrompido, sus marismas infestadas, sus montañas de fosfoyesos que cubren hasta el horizonte y su atmósfera ennegrecida y turbia, entonces Huelva sería otra.

Si saliéramos a la calle con coraje, también en bandadas, como en esta semana, para luchar por una ciudad descontaminada, por la salud de su gente, por la preciosidad de un río transparente y purificado, por una ría paradisiaca y por unas marismas, edén de las aves... Si adoráramos y apoyáramos la labor que realizan los ecologistas en acción, a Greenpeace, Huelva podría recuperarse de sus males terrenales, sin tener que recurrir, siempre, a los milagros celestiales.
MANUEL RUBIALES REQUEJO
MANUEL RUBIALES REQUEJO dice:
04/04/2007 10:21

Pues, amiga Victoria, es lo de siempre, lamento decir que Huelva, los onubenses, es una de las ciudades más pasivas de España. Desde la mirada de los que hemos venido de otras ciudades a esta, nos queda una sensación de perplejidad al contemplar como aqui, fundamentalmente, hay solo tres cosas que mueven al ciudadano capitalino, el Rocío, La Semana Santa y el Recreativo, y en este último supuesto solo en el último año. El resto parece que al onubense se la trae floja. Desgraciadamente. Y siempre son los mismos los que se quejan, cuatro gatos tomados por chiflados bocazas y protestones, incomprendidos en cualquier caso. El político de Huelva es, en muchos casos, un advenedizo con las miras puestas en cargos de mas enjundia que en trabajar por el bienestar de los que le votan, los que le pagan las lentejas, o el pez de espada en restaurantes de postín. Falta en Huelva, todavía, un sentimiento real de onubensismo, y no hablo de la demagogia barata y populista del "rodriguismno", ese alcalde abrazador de palios, hablo de ese otro sentimiento autóctono y no basado en ejemplos sevillanistas, hablo de recuperer una ciudad para sus ciudadanos, esos que a la primera de cambio dejan sus calles vacías y huyen despavoridos hacia las playas o a hacer las compras al Ikea o al Factory, de Sevilla, claro. La pirateria ha desembarcado en Huelva hace ya años y convive en pacto interesado con los reyezuelos de la zona. Politicos, industriales, inmobiliarias, mangurrianes y chuflas en todo caso. ¿Ecologistas?..., Eso son sólo unos ilusos tarambanas.
Vino y besos.

paquita
paquita dice:
12/04/2007 12:02

Discutía esto con unos compañeros de trabajo, el echarse a la calle para estos eventos "folclórico-religiosos" y no para otros de mejoramiento social y, me salió uno en defensa de esa tradición "del pueblo" que no de la iglesia -me insiste- y que esas cofradías además se autofinancian y sufragan gastos de centros de drogodependientes, esas cosas. Pues será.
Buen día y beos. PAQUITA

Victoria
Victoria dice:
12/04/2007 14:21

Gracias Paquita por tu insistencia. Se que no podías enviarme comentarios. Como puedes observar el problema ya está resuelto.
Con respecto al tema que nos ocupa; Yo no dudo e incluso tengo conocimiento, de las obras benéficas que se hacen desde las cofradías y otras entidades religiosas, como tampoco cuestiono sus esfuerzos y sacrificios por sacar adelante sus proyectos. Tampoco de los puestos de trabajo que cubren las empresas del polo. Pero, bueno, el problema de contaminación es demasiado alarmante, mucho más importante, y la mayoría ni se "cosca" o peor, se creen lo que les dicen los políticos. Y como dirías Tú, Manolo... "Jincan el chocho o la pixha en el skay...".

Besotes.

Manu
Manu dice:
16/04/2007 16:35

Y digo yo, ¿No sería posible luchar contra la contaminación, la violencia de género, o el precio del pollo sin dar de lado y/o denigrar a nuestras tradiciones?

Salud.

Victoria
Victoria dice:
17/04/2007 01:08

Claro que si Manu, pero cuando observas y reflexionas sobre qué acontecimientos son capaces de motivar a toda una ciudad para salir a la calle, y cuáles parecen no interesar lo más mínimo, siendo, además, tan altamente importantes y alarmantes, te cuestionas estas cosas y haces comparaciones, aunque puedan parecer odiosas. Yo, comparo el amor a Dios, como salvador del mundo, para los creyentes, con el amor a una ciudad, sin radiactividad y sin contaminación, como salvadora, también, de nuestra salud. Yo prefiero no padecer cáncer antes que pedir el milagro de la salud, prevenir antes que curar y luchar antes por las cuestiones terrenales.
También me gustaría que supieras que respeto todas las tradiciones, aunque me quejo con asiduidad del inmovilismo radical que padecen y de que se conviertan en normas y leyes inalterables.

Salud y paz.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web