Usted está aquí: Inicio / Rafael Suárez Plácido / Blog / Martes y 13

Martes y 13



Ya sé que quieres que hablemos de la maldad, que empecemos a proyectar lo buenos y dignos que somos sin que parezca tampoco algo demasiado evidente. Pero lo siento, no soy bueno, ni pretendo parecérselo a nadie. Ni a ti, ni siquiera a mí. Ya dejé de engañarme. Y la dignidad no me parece algo que se valore demasiado. No creo en la bondad de las personas. Detesto a los que van de buenos. Nunca volveré a leer la Biblia. Me arrancaría los ojos antes de hacerlo, porque sé que es mentira. Todo es mentira.

Sí, también esos relatos de los que tanto hablamos y escribimos son mentira, pero nadie trata de engañarnos con ellos. Y quien sí trata de hacerlo, es tan torpe que no engañaría más que al noventa y nueve por ciento de los hombres. Yo soy el otro uno por ciento. A mí no me engañarán. Y si acaso, sólo lo hará quien yo desee que lo haga y será a cambio de placer, de todo el placer. ¿Sabes tú qué es el placer?

Estas notas son el constante aplazamiento de algo importante.
archivado en: ,
rafaleon
rafaleon dice:
16/03/2012 10:29

Jo, Rafa, pues mira tú que a mí -a veces ateo, a veces agnóstico, es lo que tienen las personalidades disociadas- me encanta leer la Biblia. En especial el Antiguo Testamento. Y me encanta por la maldad, la crueldad que destila. Con esos castigos divinos propios del lado más oscuro de Torquemada, sus plagas, sus incestos, sus crímenes. Tal vez la mejor novela de terror jamás escrita. Sí, un placer -que no el placer- leerla.

Abrazos.

Rafael Suarez Placido
Rafael Suarez Placido dice:
16/03/2012 20:07

Si no lo niego, como historia en el sentido de cuento o de novela, estará bien. Lo que pasa es que a mí de chico me la contaban mucho en el colegio y en misa, y ya me sé el final. Y luego está lo del terror, a mí las historias de miedo (películas, novelas...) no me dan miedo y creo que los años aquellos tienen algo que ver. Y como texto literario... bueno, puedo prescindir de él.

Un abrazo.