Usted está aquí: Inicio / José Luis Piquero / Blog / Un poema de Miguel Rojo

Un poema de Miguel Rojo

mime-y-jose

El señor canoso que me acompaña en la foto es Miguel Rojo (Zarracín, Tinéu, 1957), poeta y narrador y uno de los grandes escritores asturianos del momento. También uno de mis más íntimos amigos y algo aún más difícil de encontrar: un camarada (en el sentido no político del término). A lo largo de muchos años, juntos hemos vivido (y bebido) de todo y somos implacables críticos literarios el uno del otro, lo que sólo es posible cuando la confianza y el cariño son inmensos. Algunos títulos: Memories d'un seductor (novela, también publicada en castellano), Llaberintos (poesía), Historias del más acá (relatos), Territorios (amplia antología bilingí¼e de su poesía, seleccionada y traducida por mí) y otra docena de libros más, incluyendo el campo de la literatura infantil.

Su última obra, aún inédita, es un largo poema en castellano, El paseo, del que os ofrezco un fragmento que puede leerse como poema independiente y que me ha dedicado, porque refleja vivencias que compartimos, pérdidas y fracasos que ambos conocemos bien. Me hubiera gustado poneros la foto a la que alude el texto pero no es posible. Creo que aún así el poema mantiene todo su poder evocativo y melancólico. Que lo disfrutéis.

EL PASEO (fragmento)

a JLP


Tu presencia me asalta en mitad del Paseo.
Siempre te gustó bordear los abismos de los desencuentros, roja y estridente amapola expuesta con valentía al polvo,
a las inflexibles pezuñas de los dimes, sus hambrientas bocas.
Recuerdo las confesiones al clarear la noche.
Las comidas en casa.
La complicidad tonta de escaparse a tomar una copa como chicos malos.
Creíamos ser dueños de algo importante, qué ilusos, y no teníamos nada porque nada es cuando con tal facilidad todo fue arrastrado por la implacable sonoridad de los días y la distancia, los nuevos rumbos que tejen los nuevos amores.
Hoy todo yace desvanecido, tan borroso como barcos hundidos bajo la fría banquisa del olvido.
¿Es este el precio por envejecer?
¿La pérdida continua de aquello que nos hizo esenciales y queridos?
En tu luz está la sombra, en la mía un pasar de puntillas sobre la vida para no herirse los pies con los afilados bordes de la hierba.
Hoy todo yace desvanecido.
¿Recuerdas la foto de Cármenes?
¿Aquella cadena de abrazos de la que sólo tú y yo quedábamos?
Ahora también nosotros nos hemos ido, absorbidos inexplicablemente
por el cauce seco de aquel río donde un desconocido sacó la fotografía.
archivado en:
Ra
Ra dice:
21/09/2009 19:04

Ahoj, para empezar el otoño algo alegrito...............
Besinos, Ra

Alicia Reinosa
Alicia Reinosa dice:
21/09/2009 20:03

Es la primera vez que entro en tu blog y me encuentro con esta foto tan sugerente y este poema hermosísimo y devastador. Quizás sea porque yo también me siento a veces como una amapola al borde de los caminos expuesta a todo. Y luego está toda esa gente que se nos va y no precisametne porque se mueran. En fin, que me gusta mucho... Y el poeta también, coña.
Prometo seguirte desde Cantabria. Se pueden conseguir sus libros facilmente?
Un beso y me apunto al blog.
alicia.

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
21/09/2009 20:37

Bienvenida, Alicia. Por desgracia, los libros de Miguel tal vez no sean fáciles de encontrar, por esas anomalías típicas de nuestro mundo editorial. No obstante, en esta página de wikipedia figuran los títulos de todas sus obras, tanto en castellano como en asturiano, con los nombres de las editoriales. Cualquier librería competente te los puede conseguir, supongo: http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Rojo
Un beso.

Miss Wassabi
Miss Wassabi dice:
22/09/2009 15:21

Buen amigo y buen poeta, presiento...compraré tu libro y alguno de él, confirmo...

Santiago
Santiago dice:
23/09/2009 12:43

¡En la foto hasta pareceis buena gente y todo!
Un abrazo

Daniel de la Fuente
Daniel de la Fuente dice:
24/09/2009 11:39

jo, cada dia tas mas ruin ;) sigo buscando por donde conseguir tu libro a través de internet. Como tú dices, hay whiskeys más caros pero ninguno con tanta solera. Hablando de solera, he desempolvado una de tus primeras publicaciones de mi estantería viajera, el número 1 de "escrito en el agua" 1988 (dedicado, of course) ... vaya tiempos, Hans Zeppelin!!!

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
24/09/2009 13:15

Ruin no: esbelto, je je je. No resucites mis viejos seudónimos, no me saques los colores.

trinidad
trinidad dice:
28/09/2009 13:03

con esa mirada tan amistosa y cercana y este poema tan bonito como para no ganar lectores.
Tal vez la gracia de envejecer sea que nos damos cuenta de que no somos dueños de nada.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web