Usted está aquí: Inicio / José Luis Piquero / Blog / Un poema de Manuel Vilas

Un poema de Manuel Vilas

vilas Todos los que queremos y admiramos a Manuel Vilas (Barbastro, Huesca, 1962) nos alegramos del éxito de esa sublime gamberrada titulada Aire nuestro, compendio de muchas querencias musicales, literarias y vitales del gran Vilas. Pero en esta ocasión quiero traer a colación un poema suyo. La elección era difícil. Desde que descubrí su poesía hace diez años, con El cielo, Vilas se ha convertido en uno de mis poetas favoritos y podría traer aquí muchos de sus textos. Ternura, ironía y heterodoxia definen esta obra visceral e imprescindible. Ahí va una muestra.

HU-4091-L

Adiós, hermano mío, la grúa fúnebre te conduce
al infierno del desguace.
Majestuoso, vas hacia la destrucción subido
en una grúa roja,
como si fueses Luis XVI camino de la guillotina,
y yo detrás.
Pareces un rey.
Soy el único que ha venido a tu entierro.

Te he querido.
Rezo por ti un padrenuestro y un avemaría.
Rezo por ti y me conmuevo.
Eras el mejor.
Y lo que vivimos juntos, y las ciudades que pisamos,
y las carreteras secundarias y los pueblos
y los mares que vimos,
y los párquings subterráneos y los túneles helados
de las carreteras de montaña, con afiladas
estalactitas a la entrada,
amenazando nuestra milagrosa inocencia,
y los mendigos en las avenidas,
pidiendo en los semáforos en rojo,
y lo que nos amamos en la oscuridad de las autopistas,
fundidos en un solo ser: confundida tu carne con mi chapa.
Me salvaste de la lluvia ácida y de la nieve sin ángeles.
Con tu aire acondicionado, que está intacto
después de doce años, impediste
que me quemara vivo en los veranos españoles.
Ese aire frío que me subía por la pierna, ay.
Y eras blanco,
porque la santidad y el amor industrial y la velocidad son blancos.
Y cómo me gustaba tocarte las marchas,
y cómo te ponía la quinta, eh, y qué caña te metías,
narciso, que eras un narciso.

Y ahora todo ha acabado.

Doscientos sesenta y ocho mil kilómetros hemos estado juntos.
Fuimos felices.
Fuimos grandes y definitivos.
Te doy un beso delante del chatarrero
y de un negro
que lleva un chorreante radiador en una mano.
Te he amado más que a mis amantes,
más que a mi perro;
casi tanto, pero no tanto, eh, como al dinero.

Bueno, no te enfades,
tú también fuiste dinero,
y aún lo eres,
y yo también soy dinero.

Perdona que te humille haciendo recaer
sobre tu hermosa tapicería,
sobre tus ruedas, manguitos
y válvulas que han gloriosamente ardido,
la miseria de España:
el plan Prever, 400 euros sociales
(¿os molesta que hable de dinero o de tan poco dinero?),
para la clase media,
que ama la limosna.

Tú, que fuiste mi libertad, que me llevaste cerca del paraíso;
tú, que me hablabas por las noches y me decías
"hermano, qué bien conduces; hermano,
eres el mejor de los hombres".
archivado en:
Rafael Suarez Placido
Rafael Suarez Placido dice:
20/02/2010 02:20

"Te he amado más que a mis amantes,
más que a mi perro;
casi tanto, pero no tanto, eh, como al dinero."

Súblime Vilas.
Casi tanto, pero no tanto, eh, como...
¡Vaya, si hasta rima y todo! ¿Alguien podría terminarlo?

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
20/02/2010 12:24

¡Lisonjero! (Que también rima).
Un abrazo.

Adolfo Cueto
Adolfo Cueto dice:
20/02/2010 21:22

Grande, MV, sí. Recomiendo, para quien no lo haya leído, este magnífico artículo, "Lorca 'reloaded'" -que luego reprodujo Vilas-Matas en su web, entre otros-, donde el Vilas está que se sale, se sale:

http://manuelvilas.blogspot.com/2010/01/un-articulo-sobre-la-nueva-dimension.html

Es lo mejor que he leído sobre el asunto de marras. ¿Se puede superar?

Por cierto, que me ha gustado mucho el fin de semana que perdiste para que así lo recuperáramos todos, JL. El último y el mejor. Coincido bastante con la reseña de E. Medel.

Saludos,

A.

julian
julian dice:
20/02/2010 23:46

Qué pasada de poema. Y qué poeta. Y qué suerte tengo que os veré a los dos dentro de pocos días en Valladolid. Menudo programa en versatil.es. A gozar.
Hasta pronto.

MANUEL VILAS
MANUEL VILAS dice:
21/02/2010 13:52

GRACIAS JOSÉ LUIS POR TUS PALABRAS. ¿CÓMO VA TU CONDUCCIÓN? ¿TE HAS AFICIONADO AL COCHE? ABRAZOS, MV.

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
21/02/2010 16:43

Manolo, me hago 1000 kms tan feliz. Estaba dotado para esto y no lo sabía. De hecho, a Valladolid iré en coche. Allí nos vemos. Un abrazo hasta entonces.
Y para los demás.

Santiago Bertault
Santiago Bertault dice:
21/02/2010 18:56

Vale un poema sobre el amor a un coche.
¿Qué tiene eso de emocionante?
Quizás es que no conduzco y no siento ninguna devoción hacia los mismos.
Otro poema mas de la experiencia del autor.
¿Acaso nuestras vidas son tan interesantes?
Perdón por poner la nota discordante, seguro que Manuel Vilas tiene otros poemas que seguro me pueden gustar. Espero que esta opinión no sea tomada mas que como la expresión de mi gusto (o seguramente mal gusto) personal.

Saludos a todos/as

Miguel Barrero
Miguel Barrero dice:
22/02/2010 12:01

Vilas es un jefe.

Joaquin Piqueras
Joaquin Piqueras dice:
22/02/2010 21:28

Siempre me gustó este poema. Es una gran elegía. Precisamente pienso que Manuel Vilas y tú sois los dos mejores poetas para esta época convulsa.

Un abrazo.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web