Usted está aquí: Inicio / El Barbonauta / Blog / SOBRE ORÍGENES DEL FEMINISMO

SOBRE ORÍGENES DEL FEMINISMO

No voy a redactar un estudio académico sobre el asunto, archiestudiado por especialistas de todas clases, sino a comentar una sorpresa vivida estos días.

Todo lo que tengo leído sobre feminismo arranca a partir de la Ilustración, el sufragismo, etc ..., aunque se cita algunas veces como antecedente el "preciosismo" de las mujeres de la alta sociedad, allá por el siglo XVII. (No pongo enlaces porque parece que ahora hay leyes que pueden traer problemas si se hace, de manera que a quien le interese puede ir buscando a partir de las palabras citadas hasta ahora y otras de las que siguen).

Pues bien, siempre se lee que la cosa arranca por Francia, Inglaterra, EEUU, y no sé si algún país más. Pero resulta que he encontrado una referencia austriaca que no recordaba -¡esta edad...!- en el mundo musical:

aficionado a la ópera como soy he visto estos días en el canal Mezzo "El rapto en el serrallo", de Mozart, que no había visto desde hace unos 30 años en el patio de los arrayanes de la Alhambra. En ella hay un personaje, Osmín, guardián y siervo del pachá turco Selim, que quiere ligar/apropiarse con/de Blonde, doncella inglesa de la aristócrata española Constanza, ambas raptadas por unos piratas que se las han vendido al pachá.

Ocurre al principio del segundo acto y el dúo es impactante -al menos para mí- dado que está escrito unos nueve años antes de la revolución francesa, ya que se estrenó el 16 de julio de 1782 en el Burgtheater de Viena, cuando Mozart tenía 26 añitos, el mozo. Lo que no me queda claro es si lo escribió el libretista Gottlob Stephanie (hijo) que plagió a Christoph Friedrich Bretzner, dado que no conozco el libreto plagiado o si influyó Mozart en el asunto. Mas sea como sea, el dúo esta ahí y os lo copio a continuación. Mi duda es ¿creería/n el/los autor/es en lo que ponen en boca de Blonde, o sería un simple efecto dramático? Me inclino por lo primero, dado el resto del texto del libreto.


(Jardín en el palacio del bajá Selim.
A un lado se divisa la casa de Osmín)
OSMíN
¡Veneno y puñal!
BLONDE
¿Es que no van a terminar nunca
los enfados, el mal humor
y las quejas?
OSMíN
¡Cállate y entra en casa!
¡Entra en casa!
BLONDE
¿Piensas acaso, viejo gruñón
que tienes ante ti
una de esas estúpidas esclavas turcas?
¡Te equivocas! A las muchachas
europeas debes tratar de otra forma
N.8 Aria
Con cariño y mimos,
con complacencia y bromas,
se conquista rápidamente el corazón
de las buenas muchachas.
En cambio, órdenes adustas,
alborotos, disputas y molestias hacen
que en muy pocos días tanto el amor
como la fidelidad se desvanezcan.
OSMíN
¿Cariños? ¿Mimos?
Pero ¿quién te ha metido
esas tonterías en la cabeza?
En Turquía:
¡Yo soy el amo y tú la esclava!
¿No recuerdas que fue el mismo bajá
quien te dio a mí como esclava?
BLONDE
¡El bajá por aquí, el bajá por allí!
¡Las muchachas
no somos objetos de regalo!
¡Yo soy inglesa,
nací libre
y desafío a quien
quiera obligarme a hacer algo!
OSMíN
¡Claro, si yo fuera
como ese marioneta de Pedrillo!...
BLONDE
¡Acertaste, buen viejo!
Prefiero al humilde Pedrillo
que a tu cara de globo.
OSMíN
¡Veneno y puñal!
¡Entra ahora mismo en casa!
BLONDE
¡No me hagas reír!
N.9 Dúo
OSMíN
Me voy, pero te aconsejo que evites
al sinvergí¼enza de Pedrillo.
BLONDE
Anda, lárgate y no me des órdenes.
Ya sabes que no puedo soportarlo.
OSMíN
Prométeme...
BLONDE
¿Y ahora que pasa?
OSMíN
Al verdugo...
BLONDE
¡Largo, déjame sola!
OSMíN
Por Alá que no me iré
hasta que me jures obediencia.
BLONDE
Ni hablar de eso, pobre infeliz,
ni aunque fueras el Gran Mogol.
OSMíN
¡Ingleses! ¿No son unos necios?
¡Dejan a la mujer hacer su voluntad!
¡Un hombre se ve burlado y vejado
cuando se encuentra con alguien así!
BLONDE
Una muchacha nacida libre no se
maneja como si fuera una esclava;
y aunque haya perdido la libertad,
sigue siendo la reina del mundo.
¡Y ahora lárgate!
OSMíN
¿Así osas hablarme?
BLONDE
Así, y no de otro modo.
OSMíN
¡Pues me quedo aquí!
BLONDE
(empujándole)
¡Otra vez! Debes irte ahora mismo.
OSMíN
¡Quién ha visto semejante osadía!
BLONDE
(haciendo intención de sacarle
los ojos)
¡Tus ojos lo pagarán muy caro
si te quedas un instante más!
OSMíN
(retrocediendo con temor)
Calma, me voy ante de que
se te escape algún golpe.
(Osmín sale y entra Constanza)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

archivado en:
Manuel
Manuel dice:
26/12/2014 03:13

Tú puedes poner enlaces sin problemas en tus artículos (la necedad de nuestros legisladores aún no ha llegado al extremo de prohibir eso). Besos

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web