Usted está aquí: Inicio / Rafael Suárez Plácido / Blog / Luis García Berlanga

Luis García Berlanga

Esto no me está gustando nada. Cuando empecé este blog quería hablar de las personas que más me interesaban. Ya he dicho que lo que más me gusta es que me cuenten historias. Y siempre hay alguien que está dispuesto a hacerlo. Mi agradecimiento es infinito. Libros, películas, música, fotos. Parafraseando a José Luis Piquero: os debo lo que soy. Pero siempre supe también que incluso estos señores tienen la horrible costumbre de morirse. Ayer murió Luis García Berlanga. El autor de Bienvenido, Mister Marshall, Calabuch, Plácido o El verdugo debería estar en la historia del cine por cualquiera de estas películas. Por las cuatro, y alguna más, ha de tener un lugar de honor. Y no hablo sólo del cine español. Me gustaba especialmente cuando dirigía al grandísimo Pepe Isbert. Hoy he visto que los políticos que nunca lo entendieron hablan bien de él. Todos hablan bien del artista cuando fallece, incluso los que lo evitaron en vida.


En realidad Berlanga comenzó a morir en 2002, con la muerte de su hijo, Carlos Berlanga, otro de los grandes de los últimos años del siglo pasado. Ambos fueron hombres que no ocultaban sus pasiones ni sus ideas: hombres libres. Siempre digo que los hombres libres son incómodos mientras están vivos y suben a los altares cuando mueren. Mal sitio le espera.


En el cine español hay otro hombre que debería tener más relevancia. Deberían, al menos, dejarle hacer sus películas: Víctor Érice. Cuando me enteré de que su proyecto de llevar al cine El embrujo de Shangai cayó en manos de Fernando Trueba, no me lo podía creer. O sí. Cuando vi la película mis peores presagios se hicieron realidad. El guión original de Erice está disponible, o lo estaba. Ya no sé. Desde 1992 no ha vuelto a poder hacer largometrajes. Es más considerado fuera de España que en su país, pero a quién le extraña ya esto.


Cuando Berlanga supo que su muerte era inminente se prestó a hacer un spot publicitario de Médicos sin Fronteras. Hay quien piensa que es una manera de salvar vidas. Hay quien piensa que es también una manera de resucitar.

archivado en: , ,
Jesus
Jesus dice:
28/11/2010 15:18

Quería suscribir aquí tu comentario lateral a propósito de Erice y "El embrujo/La promesa de Shangai". El guión de Erice era maravilloso, mágico. ¿Se podría decir que, al leerlo, veías su película? Yo mismo pensaría que aquella sensación que vivía al leer ese libro era sugestión... si no fuera porque decir eso casi equivale a negar mérito a la mano maestra de Erice. Leer ese guión es sin la menor sombra de exageración un modo de ver la película que nunca pudo rodarse (una muy diferente, en otra dimesión, por comparación con aquello que rodó finalmente Trueba: no sé cómo se atrevió).

Salud Rafa. Es un placer leer tus artículos en El Correo de Andalucía; sigo tus recomendaciones (por ejemplo sobre Bryce, nunca he leído nada de él).

Rafael Suarez Placido
Rafael Suarez Placido dice:
29/11/2010 08:18

Fernando Trueba se atrevió a hacerla, probablemente, porque se cree mejor director que Erice. Ya sabes: la idea esa de que si llegas a más gente eres el mejor, o que si te premian más también lo eres. Algunas de sus películas me gustaron, pero son otra cosa. No tienen comparación con Erice.

De Bryce Echenique te recomiendo La vida exagerada de Martín Romaña o Un mundo para Julius. Empieza por ahí... Ya me dirás.

Un abrazo amigo, Jesus, y a ver si es verdad que nos vemos.

Jesus
Jesus dice:
29/11/2010 09:51

Vuestra presentación de poemas de Paco Algora sería una gran ocasión si no fuera porque coincide con mi horario laboral... Tomo nota de lo de Martín Romaña. Seguimos en contacto por aquí, un abrazo.