Usted está aquí: Inicio / Miramamolín El Moro / Blog / ¿QUÉ HACE LA IZQUIERDA?

¿QUÉ HACE LA IZQUIERDA?

 

Como redivivo que soy, curioso del mundo actual, olisqueo la vida con el pitorro y el teleobjetivo sensorial de mi turboturbante, pero no siempre encuentro noticias o respuestas claras. Incluso, algunas veces, las encuentro confusas. Me está pasando ahora con el pollo que se ha montado a raíz de, o por ella misma, la crisis del capitalismo salvaje, las salvajes respuestas dadas por gobiernos, bancos y demás fautores del desaguisado. En esos clanes, era de esperar: a capitalismo salvaje, soluciones salvajes, si los protagonistas son los mismos. Y caiga quien caiga.

Pero, ¿qué hace la izquierda? Y cuando digo la izquierda me refiero a las fuerzas (o debilidades) que, en serio y convencidas, se oponen al sistema capitalista, no a quienes en sus siglas usan palabras engañosas.

Leo artículos de sus intelectuales, la mayoría, en que se discute del sexo económico de los ángeles con terminología no apta para el común de los mortales; veo pancartas que, casi siempre, empiezan con un "por esto o lo otro"; oigo consignas rimadas, normalmente cutres; soporto tambores y bailes -¿la cosa está para bailes?- en las manifestaciones ... Me vengo preguntando hace tiempo si las manifestaciones sirven para algo. Recordad las del "no a la guerra". Ahí quedaron y nunca más se supo.

Mi opinión es que la ciudadanía no se moviliza (¿miedo a los antidisturbios?, ¿interés preferente por comer?, ¿ausencia de consciencia? ...) para luchar contra el capitalismo, aunque alguna excepción haya.

Dándole vueltas al asunto cuando limpio el turboturbante, se me ha ocurrido algo que no sé si se le ha ocurrido a alguien antes. Es muy simple, y quizá sea ingenuo (ya se sabe que los viejos y los niños nos parecemos mucho), pero no recuerdo haberlo visto expresado de un modo reiterado, contundente y de acceso fácil.

Parto de la base de que una de las armas más peligrosas del capitalismo es el lavado de cerebro, la comedura de coco para fomentar lo que algunos autores llaman la servidumbre voluntaria. Y para ello se vale, principalmente, de los medios de comunicación, especialmente de la tele: según varios expertos el 80% de la población sólo se informa a través de la tele, y la edad mental de la audiencia es de unos 12 años de edad, de modo que las empresas propietarias -grandes grupos financieros- de las cadenas televisivas, y de los demás medios, fomentan la bobalización a base de fútbol y telebasura, amén de manipulación, tergiversación, ocultación y falsificación de noticias. Las cadenas públicas sirven a sus jefes de los partidos gobernantes.

Pues bien, yo creo que el primer paso de la izquierda para luchar contra el capitalismo es contrarrestar eso; pero no hay dinero para montar medios que puedan competir con aquéllos. Está internet, pero ¿cuántos internautas se interesan por asuntos políticos y no por enviar .pps de ésos?, ¿cuántos pueden entender los artículos de filósofos, catedráticos, etc ... con su terminología técnica?

Si ya es dificilísimo movilizar a los parados, según me cuentan sindicalistas, ¿cómo hacerlo usando palabras "raras"?. Da grima leer los foros más populares, por la incultura que demuestran, los insultos y demás.

De ahí que mi propuesta sea la de la pedagogía continua, sobre estas bases:

    • olvidar las exquisitices académicas y elaborar los mensajes básicos con palabras y ejemplos que pueda entender cualquiera, tarea que deberían asumir los comunicadores "traduciendo" las formulaciones de los teóricos;

    • planear campañas de comunicación barrio a barrio, para desenmascarar los engaños del poder/capital, siguiendo fórmulas del tipo Speakers' Corner en Hyde park, pero adaptadas a nuestros mercados, plazas, etc...;

    • hacerlo en todo tipo de asociaciones cívicas, desde las de vecinos a las deportivas;

    • sin olvidar internet y todo tipo de redes sociales en que se pueda intervenir, naturalmente.

Es tarea larga y de paciencia, por supuesto, pero creo que se conseguiría más que presentándose a elecciones sabiendo que no hay posibilidad alguna.

Ea, pues a evaluarlo, discutirlo y, si procede, comprometer a los comunicadores.

MANUEL RUBIALES REQUEJO
MANUEL RUBIALES REQUEJO dice:
24/10/2009 22:25

buen artículo y...ea, manos a la obra, que nos comen los lobos.
Un abrazo.

rafaleon
rafaleon dice:
24/10/2009 23:20

¿La izquierda? La izquierda, la izquierda, la izquierda... pues no, no caigo.

No sé quien dijo que las revoluciones no las hacen hambrientos. Y, bueno, hay muchos tipos de hambre. Digo en España. El personal llega a casa -gracias, entre otras cosas, a las magníficas políticas de conciliación de las vidas laboral y familiar- hecho mixto. Y, una vez en el cubil,pocas cosas mejores que la bobalización -buen término- para tratar de sobrevivir. Lo hablo, lo hablo con muchos. Me dicen "mira, vengo harto coles de todo el puto día dando tumbos; no, no voy a ir a manifestaciones ni voy a participar en la vida sindical, vecinal o del tipo que sea -bueno, rocíos, championliges y similares a parte, claro-, estoy hasta los cojones y lo que quiero ahora, lo que necesito, lo que me puede salvar de las ganas de tirarme desde la azotea no es más lucha ni mi propia formación ciudadana, es algún tipo de opio del pueblo -que, oye, hay tantos; y mientras los picoletos, la judicial, los municipales y hasta protección civil buscando macetas de maría en domicilios particulares, pa mear y no echar gota-. No lo comparto, pero lo entiendo -digo lo de los opios, no la persecución estulta de cuatro moralistas capullos-, vaya si lo entiendo. Es la famosa pescadilla esa que -quién pudiera- se muerde la cola.

Lo lamento, hoy estoy sumamente negativo.

Abrazos.

alargaor
alargaor dice:
28/10/2009 00:34

Instalada, muy bien pagada y subvencionada en y por el Estado, la Izquierda oficial sirve hoy, lógicamente, de freno y bozal de los intereses del pueblo, e incluso, de sus propios trabajadores. Sirven de apagafuegos al sistema económico y político capitalista. Perpetuan las deigualdades y las injusticias propias del sistema monetario esquilmador que es su motor y factotum. Ccómplices agradecidos en este sistema. Esa es la actual izquierda oficial del reino de España.
Las cúpulas de la izquierda están muy a gusto con las migajas que reciben legalmente del erario público.Por eso congelan salarios, pactan despidos, se empeñan en producir insosteniblemente, con o sin fosfoyesos....Deprimen..

Sólo algunas gentes, pequeños colectivos, ecologisas, anticapitalistas, decrecionistas, como los que con toda jusicia y admiración resaltas, sabio Miramamolín, como ilusionante excepción, merecen nuestra confianza y nos infunden esperanza. Porque estas gentes: V de Vivienda, Insumisos, Okupas, 0,7%, Pobreza cero, Anarquistas, desobedientes civiles, objecionistas al gasto militar y eclesiástico del IRPF, feministas, intelectuales críticos independientes, pensadores, cuatro periodistas, etc, sí que luchan, sí que se renuevan, animan, y conciencian. Sobretodo conciencian. Se mueven.
Justo todo lo contrario a lo que viene haciendo desde hace lo menos 30 años, tanto la patética izquierda institucional como sus dos colaboracionistas sindicatos)
Podemos!.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web