Usted está aquí: Inicio / José Luis Piquero / Blog / Por qué no escribo poesía

Por qué no escribo poesía

Buena pregunta. Me la hacen a menudo mis amigos, mi editor, mi mujer, algunos lectores... En realidad sí la escribo -contesto- pero a mi propio ritmo. Ellos me recuerdan los cinco libros de X, los siete libros de Y, los quince de Z (estos últimos, en sólo tres años), frente a mis tres libros en dieciocho años. Yo ahí hago notar que son cuatro, si contamos como el cuarto mi poesía reunida. OK, no cuela.


No tiene que colar. En realidad, escribo demasiado. La mayoría de mis compañeros escriben demasiado. Unos pocos han caído en la trampa del oficio y de la plantilla, que permite escribir sin límite el mismo poema, con mínimas variantes, plagiándose a uno mismo, hasta la extenuación. Me pregunto si todos esos poemas eran necesarios. Otros escriben mucho o poco pero han eludido esa trampa. Y yo les necesito. Necesito sus poemas tanto o más que los míos.


Permitidme la presunción: en veinte años de escritura he adquirido el oficio suficiente para haber publicado en la última década dos o tres libros correctos. Pero ¿por qué iba a hacerlo? Hay muy pocos poemas que necesite escribir, muy pocos. A veces pasan meses sin que ninguno de ellos se me imponga. Pero sólo quiero escribir precisamente esos. Ni siquiera digo que sean buenos. Pero tengo que necesitarlos, tiene que serme imprescindible escribirlos. Y si eso supone tardar diez años en publicar un libro, pues qué le vamos a hacer.


Vivir en poeta, si tal cosa existe, es algo que hago 365 días al año, aunque sólo dedique unos pocos a escribir poemas. La escritura no es el hecho físico, ni siquiera son sus resultados. La escritura es un proceso, una construcción que te impone sus propias normas. Una búsqueda a ciegas en la que cada uno encuentra lo que puede y escoge entre lo que encuentra. Y el resultado son veinte poemas, dos poemas, ninguno... Creo firmemente que lo más importante de la escritura es lo que sucede antes de sentarse a escribir y después, independientemente de las líneas que hayan quedado sobre el papel. La poesía es la mirada, la sensación, el hallazgo, no los versos.


Hoy, después de un mes de trabajo, he terminado un poema. La sensación es de vacío y de zozobra. Ahora necesito olvidar lo que he escrito para poder volver a leerlo con ojos nuevos y que en el hallazgo (quizá sólo importante para mí) siga encontrando cosas. Porque un poema no es un fin sino un medio. Son unas gafas para ver. Es una carta con el sobre cerrado, que aún no hemos leído, y sospechamos que su contenido nos va a trastornar. Y entonces lo tememos.


Me he escrito una carta. No sé lo que pone. Me inquieta...

archivado en:
lorquiana
lorquiana dice:
28/11/2007 02:17

En estos tiempos,
una editorial
se ha convertido
en una empresa
donde el empresario,
amigos
y bufones
pelotas
publican
sólo
la mierda rentable.
O que ellos creen
rentable
egocéntricamente,
versando.

MANUEL RUBIALES REQUEJO
MANUEL RUBIALES REQUEJO dice:
28/11/2007 09:27

El que nace con la sangre contaminada de versos no tiene más remedio que respirar poesía para oxigenarse. Y no siempre el aire que nos rodea está lo suficientemente inspirado.
Un abrazo, poeta.

Jenny Jirones
Jenny Jirones dice:
28/11/2007 10:05

Muy grande.

Chris
Chris dice:
28/11/2007 13:17

Quizá por eso tú has escrito tres o cuatro o cinco (tendría que volver a tus libros) de los poemas verdaderamente memorables de estos últimos años.
Por cierto, como experto que eres en Melville, ¿para cuándo una entrada sobre Moby Dick y Pavese? Es decir sobre cómo es posible suicidarse tras haberlo traducido. Bueno, no sé si es así como debo plantearlo.
Un abrazo.

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
28/11/2007 13:24

Para Chris. Gracias. De todos modos no me considero ningún experto en Melville. Ni siquiera sabía que Pavese lo había traducido. Pero en cuanto a escribir algo sobre eso, todo se andará.
Abrazos.

PACO HUELVA CALA
PACO HUELVA CALA dice:
29/11/2007 00:31

José Luis, el ritmo, el paso, la cadencia... son cosas que cada cual se la imprime como desea. Fíjate en Rulfo, con el "Llano en llamas" y "Pedro Páramo" tuvo bastante. Y nadie puede poner en duda la grandeza de su obra.
SALUDOS

Pablo
Pablo dice:
29/11/2007 16:52

Siento menos peso sobre los hombros después de haber leído esta entrada. Y también la necesidad de que la lea todo el mundo.

Un saludo

txe
txe dice:
30/11/2007 17:52

bueno, esto es toda una poética no?

muy acertado, oiga

saludos

Jesus
Jesus dice:
01/12/2007 12:06

Qué razón tienes...

Fernando
Fernando dice:
06/12/2007 14:12

lo bueno de escribir es que sea necesario para ti....lo demás tiene que ser aleatorio ya que desde luego escribiendo poesía y publicandola no vas a comprarte un chalet...siempre será algo personal, tuyo e intimo, que te de deje ese regusto agradable en los labios de hacer algo bueno...saludos

Fernando
Fernando dice:
06/12/2007 14:18

Por cierto me he tomado la libertad de copiar tu post y ponerlo en uno mío con referencias por supuesto a ti...es crepusculariosiglo21.blogspot.com...espero no te moleste..saludos

Ines Toledo
Ines Toledo dice:
08/12/2007 13:05

A mí me ha gustado lo que he leído tuyo en el último número de Clarín. Algo ya lo conocía. Para mi gusto, sigues siendo un chérif en lo de la poesía actual.

Ines Toledo
Ines Toledo dice:
08/12/2007 13:12

Eeeeh, intenta, por favor, tomarte lo anterior como un comentario sobre tu poesía al margen de las irresolubles diferencias en nuestra vida privada. Pero si he roto el pacto de dejarnos en paz, me callo ipso facto, y hablo de tu poesía sólo en otros lares...

Jose Luis Piquero
Jose Luis Piquero dice:
08/12/2007 13:56

Inés, yo no mando callar a nadie, como el rey.

Ines Toledo
Ines Toledo dice:
08/12/2007 15:06

Ajá. Vale, yo en mi blog sí censuro lo que me da la gana y me parece improcedente. Ahí, soy la reina. Y en otros sitios, no tengo potestad para callar a nadie, sólo faltaría... sí de hacer mutis para no escuchar lo que no me apetece.
Lo dicho entonces, me gustan mucho los últimos poemas tuyos que leí, felicidades.

luis roman
luis roman dice:
14/12/2007 22:57

me gusta escuchar los ppajaros a la amanecer por que es como estar escuchando y recordando todo lo bueno que me a pasado

Luis Bond
Luis Bond dice:
06/02/2008 09:47

¡Hola José Luis! De nuevo sigo visitando tu blog y desempolvando posts interesantes. Me encantó tu reflexión acerca de la escritura. Aunque no soy poeta -y, lastimosamente, sé que jamás llegaré a ser uno, o por lo menos uno decente-, me sucede exactamente lo mismo que a ti, pero con la prosa y los guiones. Lo que importa siempre es la calidad, no la cantidad ni tampoco la regularidad, suena a lugar común pero es cierto. Al igual que dijeron por allá arriba, nadie pone en duda la maestría de Rulfo y él sólo nos dejó 2 libros. No espero que te conviertas en un Bartleby como Salinger, pero si el escribir otro excelente libro te toma 10 o 20 años, ¡qué importa!, después de todo, tus lectores te esperamos y el mundo literario siempre será atemporal. De aquí al 2090 quedarán en los anaqueles 5 o 100 libros tuyos, ¿realmente importará la fecha de publicación entre cada uno? Yo no lo creo...

¡Un abrazo y mucha suerte con tus versos!