Usted está aquí: Inicio / José Luis Piquero / Blog / Lecturas en Plasencia

Lecturas en Plasencia

Este martes día 22 leeré mis poemas en la ciudad extremeña de Plasencia, dentro del ciclo de lecturas del aula literaria Gabriel y Galán. La cita es en el auditorio Santa Ana a las 20 horas.

Y, en plan dos por uno, al día siguiente seguiré dando la tabarra en el instituto Pérez Comendador. Intentaré pervertir a esos tiernos adolescentes. Y, por supuesto, disfrutar de la compañía de mis amigos de Plasencia: Myriam, Nicanor, Manu, Rosa...

Hasta la vuelta.

Rosa
Rosa dice:
21/01/2008 23:17

Espero que de regreso a casa, en la memoria de tu maleta, te lleves una amiga más.Buen viaje hacia Plasencia.

Miguel Barrero
Miguel Barrero dice:
21/01/2008 23:56

Pues mucha suerte por esas tierras. El éxito lo tienes asegurado.

Myriam
Myriam dice:
22/01/2008 00:14

Creo que José Luis no sabe que va a leer sus piadosos poemas en la iglesia en la que hice la comunión antesdeayer. Estoy expectante por verle en el altar. NO queda ná. MY

txe
txe dice:
22/01/2008 23:49

no podré. pero me encantaría escuchar sobretodo tus inéditos, que son los que más me gustan (aunque no son tan inéditos). Para cuándo en asturias o madrid?

Myriam
Myriam dice:
24/01/2008 12:48

Su "sermón" resultó: sincero, provocador,inteligente, concreto, rebelde y generoso.
Gracias.
Estoy segura de que escandalizó a algunos y cautivó a muchos.
En el antiguo cuartel, el auditorio lleno de jóvenes: le aplaudieron mucho. Me gustó ver a esa juventud tan libre y tolerante.
Un Placer.
MY

Jose...
Jose... dice:
26/01/2008 18:35

Yo estuve allí, en Plasencia,en la Universidad, y la tarde antes en el auditorio Santa Ana, entre un mar de butacas y oídos dispuestos a escuchar.

Y quedé gratamente sorprendido, no sólo por su poesía sino más bien por su concepción de la creación poética. Tal fue la admiración, que en uno de mis no poco comunes despistes, me olvidé de que bajo mis pies, acurrucada, estaba dormida mi carpeta, con todos mis apuntes de segundo de bachillerato... y por la tarde tuve que volver a recogerla, entre disculpas y enrojecidos pómulos.

Saludos desde Plasencia.