Usted está aquí: Inicio / CicloLitoral.org / Blog / CicloLitoral 2008 / Ciclolitoral 2008: Etapa 5 (Benicí ssim-Cala de la Sierra de Irta)

Ciclolitoral 2008: Etapa 5 (Benicí ssim-Cala de la Sierra de Irta)

Foto 1 etapa 5 Si la de ayer fue una etapa de las que crean afición, la de hoy ha sido de las que te enganchan profundamente. Resulta difícil, por no decir imposible, describir el placer in crescendo que hemos sentido hoy a medida que pasaban los kilómetros. Si la etapa comenzó bien y fue mejorando considerablemente, el final ha resultado absolutamente embriagador para nuestro espíritu y sentidos...



Foto 1 etapa 5 Foto 2 etapa 5 Foto 3 etapa 5 Foto 4 etapa 5
Foto 6 etapa 5 Foto 7 etapa 5 Foto 8 etapa 5 Foto 9 etapa 5 Foto 10 etapa 5
Foto 11 etapa 5 Foto 12 etapa 5 Foto 13 etapa 5 Foto 14 etapa 5
Foto 15 etapa 5 Foto 16 etapa 5 Foto 17 etapa 5 Foto 18 etapa 5
Foto 19 etapa 5 Foto 20 etapa 5 Foto 21 etapa 5 Foto 22 etapa 5
Foto 23 etapa 5 Foto 24 etapa 5 Foto 25 etapa 5 Foto 26 etapa 5
Foto 27 etapa 5 Foto 28 etapa 5 Foto 29 etapa 5 Foto 30 etapa 5
Foto 31 etapa 5
Foto 32 etapa 5 Foto 33 etapa 5 Foto 34 etapa 5
Foto 35 etapa 5 Foto 36 etapa 5 Foto 37 etapa 5 Foto 38 etapa 5
Foto 39 etapa 5


Como de costumbre, comenzamos tempranito. Tras desayunar y despedirnos de Celia en Benicí ssim, iniciamos nuestra primera subida de esta ruta, camino de Oropesa. No fueron demasiados kilómetros, pero sí bastante empinados.

En Oropesa del Mar lo que más nos llamó la atención fue la "ciudad de vacaciones" Marina d'Or. Habíamos escuchado hablar mucho sobre ella y pensábamos que sería algo extraordinario. Sin embargo, tan sólo nos pareció un pelotazo urbanístico más (eso sí, de muy grandes dimensiones). Muchos carteles de "se vende" y "se alquila", casi ninguna animación en sus calles, la mayor parte de las persianas bajadas y poco más que contar...

A continuación llegamos a la zona de la Torre de la Sal: torre, pueblo y espacio natural protegido.

La torre no la pudimos ver, porque se encuentra bastante escondida entre los árboles.

Tampoco pudimos ver el poblado Ibero que se encuentra sumergido a unos 50 metros del pueblecillo costero (dicen que los días en que el mar está tranquilo, pueden verse las sombras de sus ruinas desde la rocosa costa).

En cambio, sí pudimos disfrutar de la bonita arquitectura de varias de las casas de esta chiquita localidad.

Inmediatamente después, nos adentramos en el espacio natural protegido, en el que la etapa comenzó a convertirse en un verdadero deleite para nuestros sentidos.

Tras visitar su centro de información (imagino que habremos sido de los primeros, porque aún está por terminar...), comenzamos a rodar lentamente por uno de los caminos de tierra de este parque. Y lo hicimos con la tranquilidad necesaria para poder disfrutar de toda la belleza, olores y sabores que la Madre Naturaleza nos ofrece en esta bonita zona de huertas, playas y humedales.

El desnudo baño junto a las ruinas del cuartel de carabineros no tardó mucho en llegar...

Tras catar algunos higos, moras y almendras recolectadas junto al camino, en el borde de una finca abandonada, nos deslizamos por una vieja lengua de asfalto que, entre cítricos y tomateras, nos condujo suavemente hasta Torre Nostra.

En esta playa de Torre Blanca, nuestro incombustible Coleta, con la inestimable ayuda de Cristina, comenzó a prepararse para las próximas Olimpiadas, como puede comprobarse en la correspondiente foto.

Tras dar buena cuenta de diversos aperitivos y alguna que otra copa de vino, retomamos el pedaleo por una apacible carreterilla que nos acercó a la desembocadura del río San Miguel. Desde allí, resbalando entre los cantos rodados de la playa, pudimos divisar, muy a lo lejos, el punto final de la etapa: la Sierra de Irta.

Durante varios kilómetros rodamos relajadamente a la vera de varias playas poco urbanizadas y de indudable belleza, hasta que llegamos al núcelo turístico-costero de Alcossebre.

Una cerveza, dos horchatas, el sol y un buen número de olas mediterráneas nos ayudaron a pasar las horas de mayor calor, al término de las cuales pusimos rumbo hacia la gran masa verde que afloraba ante nuestros ojos.

No tardamos mucho en rodar por preciosos caminos que nos llevaron, en primer lugar, hasta el faro preferido de Cristina (ni en sus peores pesadillas pudo imaginar algo igual...).

Estrechos y sinuosos senderos, adornados por innumerables pedruscos y flanqueados por abundante y frondosa vegetación, nos permitieron descubrir una de las calas más bonitas que jamás hubiéramos podido imaginar.

Millones de minúsculos fragmentos de distintos tipos de caparazones, un anfiteatro de achaparrados pinos y cientos de rocas de todos los tamaños, formas y colores, componen, junto a la menguante Selene, mil pares de brillantes hermanas, el húmedo beso de las olas y unas viejas sandalias de pescador, un marco incomparable en el que relajarse, descansar y disfrutar de la vida.

El Paraíso no estaba tan lejos...

Besos y abrazos:

Manuel

llanos atienzar
llanos atienzar dice:
22/08/2008 10:48

Hola ciclistas,como llevais la expedicion.El proximo año me animo ha hacer la ruta ciclolitoral. S despide llanos atienzar.

Celia
Celia dice:
22/08/2008 12:20

¡Qué etapa tan preciosa!
A ver si para el año que viene se anima más gente que no esté tan preparada como vosotros, jajajaja, y así me puedo apuntar yo.
¿Hay alguien por ahí que esté pensando participar el próximo año?
Besos, Celia.

Mariana
Mariana dice:
22/08/2008 14:39

Hola, MUNCHISMA ENVIDIA, y no creo que sea sana, porque me ha dicho una compa ¿ Que te pasa que te estas poniendo de color verde? y querian llamar al médico.
Ahora en serio, seguid disfrutando un poquito menos, pensad un poco en los currantes por fa, y ahora en serio ¡serio! que disfruteis muchísimo de esos amaneceres y puestas de Sol en la playa.
Un besazo para los cuatro
Ah! no nos habeis presentado a la cuarta participante, que se le ve muy dispuesta con la bici.

marysa
marysa dice:
22/08/2008 15:11

yo tambien tengo envidia, pero que muuuuuucha.
cuando sea mayor quiero ser como vosotros, je...je...je.
estupendas fotos y bonito relato.
bicos para tod@s

Celia
Celia dice:
22/08/2008 16:30

Mariana: no hay cuarta participante. Soy yo, Celia. Lo que pasa que vaya careto que tengo en la foto de la bici. Es que no pegué ojo esa noche y ahí estamos recien levantados. Tengo los ojos hinchados, jajaja!!!
A mi también me da una envidia tremenda. Tenemos que organizarnos para el año que viene y formar dos grupos: los "olímpicos" y los "no olímpicos".
Besitos.

Celia
Celia dice:
22/08/2008 16:43

¡Ah! Para quien no lo sepa. Soy la novia de Manuel. Así hago la presentación más completa.
Besitos, Celia.

Elena
Elena dice:
23/08/2008 12:36

Bueno Celia y dentro del grupo "no olímpicos" podría haber alguna subdivisión más como "pati-olimpicos" para las que vayamos en patinete jeje.
Abrazos. Elena

Isa
Isa dice:
23/08/2008 14:11

¡Buenas! Aunque este año no dé muchas señales de vida por los comentarios, aquí os sigo en silencio rodeada de apuntes que espero archivar en Septiembre... Como siempre, muy bonitas las fotos.
Muy valiente Cristina por atreverte con los Manolos, ya nos contarás que tal se portan, y así alguna que otra nos pensamos si participar el próximo año. Curiosamente en este día pasais por Torre Blanca y Alcossebre y en casa hemos recibido llamada telefónica desde esta última (tengo familia por allí).
Por cierto, buena idea lo de las superpegatinas.
Besitos

Julia Valencia
Julia Valencia dice:
20/09/2008 19:22

preciosas fotos. Siempre digo que tengo que irme por la sierra de Irta y al final nunca voy... aún queda algo de verano (este finde) para ir.

Publicidad


Contratar publicidad

Publicidad


Contratar publicidad

Promotores
Manuel Gualda Caballero Mundo Mejor Acento Web