Últimos artículos


Promotoras minombre.es


Fundación Utopía Verde: Internet, Ecología, Paz, Derechos Humanos, Defensa de los Animales, Cultura, Software y Conocimiento Libre,... Sociedad Civil de Huelva: ciudadanos, asociaciones, fundaciones, plataformas ciudadanas y otras organizaciones onubenses sin ánimo de lucro (ONG). Dise√Īo web Huelva: dominios de internet, alojamiento web, dise√Īo de sitios web, CMS, blogs, tiendas electr√≥nicas, listas de correo, ERP, CRM, SSL, LSSI, LOPD, SEO (posicionamiento web natural), etc.

-->

DI√ĀLOGO UNIPERSONAL

Di√°logo Unipersonal

Dirigir ella sola el rumbo…
Tan difícil como pensarlo.
Sin nadie que le ofrezca
Un destino sin principios…
Suena a pu√Īal por la espalda
S√≠, a pu√Īal como al desaf√≠o
Que induce no ser de horóscopos.

ESOS D√ćAS…

Hay días en que las palabras parecen pérdidas,

En que sólo transistan fugaces las estampas

Dando vueltas en espiral sin detenerse en ning√ļn sitio.

Habr√° que respetar este silencio

Dejarse llevar y que las cosas ocurran

Sin obsesionarse en los mapas ni en los libros.

Me queda el desaliento de quien plantó en la tierra yerma

Me queda el desaliento de quien plantó en la tierra yerma,

El embargo entre los dedos de lo que me embriagaba entonces.

Me queda entristecer a la sombra de todas las cosas bellas

Entre el cielo y el infierno, siempre al borde del abismo.

Me queda vivir bebiendo la sed maldita del olvido

En el fondo oscuro de todas las noches que creí en lo nuestro.

Me queda andar por todos los oto√Īos pisando hojas secas

Sin seguir ni volver, con el alma en un infinito letargo ciego.

Me queda tener para siempre este dificultoso respirar,

Este caminar distanciado, este pesar sin senderos ni zapatos.

Abstraída en su lenta melancolía

Abstraída en su lenta melancolía

Ajena al vaivén que la mece,

A los pasajeros que suben o bajan

Con todo su efecto equilibrado

Entre lo vulgar y lo sublime.

Pasan las estaciones todas ellas

Extasiadas de la esencia de los paisajes

De la civilización perdida de los campos.

También el tren se desliza y se detiene.

Pero ella contin√ļa forastera por el camino

Padeciendo en su mirada la distancia

Después de haber retenido toda la espera.

Sin afanes de llegar nunca a ese destino

Desde donde unos parten y otros llegan.

Ya no persigue nada, ya nada se le escapa,

Su realidad ya no existe ni las heridas le duelen

Sólo sigue viendo bajo su techo todo cuanto sucede.

“LLUVI√ĀTICOS”

20081211074818-ilustracion-lluvia-paraguas-agua-mujer-hombre-11

La escalera mec√°nica sube una balada tranquila

De zapatos de agencia, de paraguas de invierno.

Luego saltan arriba, por donde la lluvia los guarece.

Viajan precipitados por la cadena de calles intrincadas

De sonidos, de nombres, de alteraciones, de ritmo,

De cadencia, de asfaltos,  de repetidas

Semejanzas. Todo exacto a cada día.

Todo menos la certeza de esta lluvia placentera

Cayendo en la naturaleza de un urbanismo organizado.

Caminan desmemoriados todos, encadenados

A los reclamos, los teléfonos móviles, las direcciones,

Los aleda√Īos, los pelda√Īos con pedales,

Las llaves… Llegan a casa mojados.

El trayecto pasado queda olvidado

Ante el nuevo trayecto de viejas rutinas,

Apenas  ya escuchan golpear en el pavimento

La lluvia que los trajo adentro y se sienten abatidos.

Después llega la soledad,  la nostalgia y el llanto

De las fotografías, de su caer en los jardines,

De su deslizarse  por los muros, de sus congojas.

Y la sienten hasta en la sombra del sue√Īo

La sue√Īan triste y bella, la sue√Īan, la sue√Īan.

La capacidad de ver a través de la lluvia

bajo-la-lluvia

Amenaza la lluvia los rincones estériles,
la soledad de nosotros crece
como crece la gota transparente y devota.
Allí, tan parada como una máscara
la contemplo en su avance voluptuoso,
obstinada y con su vestido de gala,
dispuesta para el d√≠a de ma√Īana,
el que ya nunca volver√° a ser nuestro

A√ļn nos queda la noche, mi amor.

650403_wplmiywjafjdwmn

A√ļn nos queda la noche, mi amor,

La noche y la revolución,

La revolución y nosotros.

Podemos amarnos en el dulce regazo

De una noche sin estrellas

Bajo un manto aromado de naranjos,

Con nuestros perfiles cercanos,

Las voces bajas,

Y los pies acariciados.

Nos queda la revolución

Manifest√°ndose por el cari√Īo,

Armados hasta de paciencia

Por no caer en la trampa

De los Cupidos de punta,

De √ļltima generaci√≥n.

Podemos presentirnos

 Hasta en la ausencia,

Queriéndonos nosotros dos,

En la unión callada,

En ese lugar

Que parece hallarse siempre

En otra parte.

Nosotros dos,

Las miradas y los sue√Īos,

Los suspiros y el clamor.

A√ļn nos queda la noche, mi amor,

La noche y la revolución

La revolución y nosotros.

 

 

RUMBOS

sin_rumbosized2

Dudé bastante antes de convencerme a mi misma

De seguir adelante con aquel cometido.

Pensé, medí opciones y valoré alternativas,

Sabía que la decisión estaba en mis manos:

Elegir entre seguir adelante

O regresar a la normalidad.

Lo segundo, quizá, sería lo más sensato.

Dejarlo todo y volver a la normalidad.

La cosa era que no sabía dónde encontrarla,

¬ŅD√≥nde estaba, cu√°ndo la perd√≠, qu√© fue de ella?

La busqué por todas partes,

En los cajones de una chiquilla idealista

Entre los pliegues de esas personas que se fueron,

A las que tanto amé y tanto me quisieron,

Aquí, junto a la familia, el trabajo, los amigos…

Me pasé noches en vela buscándola

Sin saber, si acaso, que ella existiera

…

Sí, la encontré. Allí estaba la normalidad,

Allí donde yo quería dirigir su rumbo.

Cercana, conmigo, pegada a mi piel estaba.

…

Entonces pude dar con la respuesta.

PRIMERAS LLUVIAS

2341112298_d2f2813b53

Podría ser cualquier cosa,

Recuerdos de una muestra de gui√Īapos

A golpes de un tic tac ido

En la casa del empe√Īo.

Podría ser vanagloria

De una criatura borrosa

Que merodea en las ruinas

De un claustro de delirios y fracasos.

También podría ser nada,

La nostalgia que es inmóvil

La sed que no tiene eco

Los fríos de llorar ciego.

Podría ser un calmante,

Los síntomas de esos modernos fármacos

Que te hacen creer vagabundo

De los m√°s negros suburbios

O una pira√Īa anor√©xica

O una persona solitaria.

EN LAS ESTRELLAS

images28

Vosotros sí podéis entenderme,

Ya sois como mis puntos suspensivos,

El resto simplemente queda abajo

Ajeno como un péndulo sin gestos.

Vosotros sorprendéis mi cerebro,

Me echáis al aire así, desperdigada,

Sin punto de partida o de llegada.

Y sólo cuando una tormenta estalla

En noches de una tristeza azulina

Bajo llorando al mar para mutarme

En pez de los naufragios inconscientes.