Últimos artículos


Obra registrada

Artículos recientes

Actividad de la red
Septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Promotoras minombre.es


Fundación Utopía Verde: Internet, Ecología, Paz, Derechos Humanos, Defensa de los Animales, Cultura, Software y Conocimiento Libre,... Sociedad Civil de Huelva: ciudadanos, asociaciones, fundaciones, plataformas ciudadanas y otras organizaciones onubenses sin ánimo de lucro (ONG). Diseño web Huelva: dominios de internet, alojamiento web, diseño de sitios web, CMS, blogs, tiendas electrónicas, listas de correo, ERP, CRM, SSL, LSSI, LOPD, SEO (posicionamiento web natural), etc.

-->

Quién teme al lobo feroz… ♪♫♬

tintori

Moderna Caperucita,

Tintori lleva en su coche,

a su abuela, qué derroche,

todo lo que necesita

siempre que rinde visita

a la yaya centenaria.

Y más, porque extraordinaria

la suma en esta ocasión:

200 kilos, !copón!,

ni que fuese millonaria.

DesPiPorre

aa6

El coño de la Bernarda
es oír a Andrea Levy
afirmar, rebelde y heavy,
que La casa de Bernarda
Alba, drama de vanguarda,
la hizo revolucionaria.
Confesión extraordinaria
de esta quintacolumnista
delirante e imprevista
de la hueste libertaria.

La peste

eltriunfodelamuerte

Era una ciudad en la que las sucesivas encuestas oficiales ponían de manifiesto la existencia de una preocupación creciente por el avance inexorable de la epidemia. Pero sus habitantes continuaban empecinados en alimentar a las ratas.

Ilustración: El triunfo de la muerte, de Pieter Brueghel el Viejo

El vertido minero de La Zarza, a la luz de la catástrofe de Aznalcóllar

la-zarza

Pasó a la indeseable historia mundial de las grandes catástrofes ambientales con el nombre de accidente minero de Aznalcóllar. Pero no fue un accidente. Fue el producto de la negligencia continuada tanto por parte de la empresa por aquel entonces concesionaria de la mina (la sueca Boliden) como de las administraciones responsables de su control y vigilancia; la crónica de un desastre anunciado.

Dos años y medio antes de que la balsa minera reventara inundando de veneno las arterias y el corazón de Doñana, Manuel Aguilar Campos, ingeniero de minas, había denunciado ante la Agencia de Medio Ambiente y la Consejería de Industria de la Junta de Andalucía, el Ministerio de Obras Públicas y el Patronato de Doñana, con análisis bien fundamentados, el preocupante estado de la presa. No sólo nadie le prestó atención, sino que fue tildado de demente, alarmista y hasta amenazado de manera “anónima” en repetidas ocasiones. Y se produjo la catástrofe. Este señor merecería, aun a título póstumo, recibir al menos la Medalla de Oro de Andalucía. Como también la merecerían las organizaciones ecologistas que dieron crédito a su por otra parte plausible versión y se sumaron a sus denuncias. Pero esto ni ha sucedido ni sucederá. Como tampoco hubo dimisión alguna.

Se dice que aquellos que olvidan su historia y sus errores están condenados a repetirlos. Aquello se olvidó y, a mediados de mayo, ha vuelto a repetirse, con la fuga masiva de aguas tóxicas desde las instalaciones mineras de La Zarza. Una fuga que, según los responsables de la Consejería de Medio Ambiente, ha sido controlada a tiempo para evitar que resulte afectado el Paraje Natural Marismas del Odiel. Basta un breve paseo por el mismo para comprobar que mienten. Una vez más no se han producido dimisiones. Ni se producirán.

¿Cómo es posible que se produzcan fugas de este tipo? Porque, evidentemente, cuando ocurren, ya llevan tiempo gestándose. ¿Es que nadie en nuestra sacrosanta Consejería de Medio Ambiente se ocupa de la vigilancia y control de las explotaciones mineras tanto activas como abandonadas? ¿Tanto costaría hacerlo? Según el Inventario de canteras, graveras y minas 98-99 de la Consejería de Medio Ambiente, para esas fechas, en la provincia de Huelva se contabilizaban un total de 79 escombreras mineras —ocupando una superficie de 6′70 Kms. cuadrados, en torno a la tercera parte de la superficie afectada en este sentido en el total de la Comunidad Autónoma— y 27 balsas —0′45 Kms. caudrados de 1′71 en toda Andalucía—. Con que se realizasen 2 inspecciones semanales, lo cual no se antoja como una labor hercúlea, a lo largo del año podrían estar debidamente controladas en su totalidad.

Y no hubiese tenido lugar la fuga de hace unos días en La Zarza. Fuga que se produce pese a que en la década de los 90 del pasado siglo, la Administración Ambiental Andaluza pusiese en marcha el Plan de Mejora Ambiental de las cuencas de los ríos Tinto y Odiel, en el marco del Programa Operativo del Norte de Huelva, financiado en un 60% por la Unión Europea a través de los fondos FEDER, a la par que la restauración minera de las explotaciones activas y abandonadas ubicadas en las cuencas de ambos ríos. Sólo para las actuaciones realizadas en la cuenca del Odiel, según consta en el Informe de Medio Ambiente de Andalucía para el año 1996, se gastaron más de 8 millones de euros. De estos, 950.000 fueron empleados para acometer la regeneración de La Zarza y El Perrunal, aunque según otras fuentes esta cifra podría ascender a casi 1 millón 150 mil euros. Y veintitantos años después, allí mismo, se produce el descomunal vertido; porque llamarlo fuga es poner paños calientes y quedarse muy, muy cortos. Dinero público tirado a espuertas al basural de la incompetencia y la desidia administrativas.

Sí, tal y como era de esperar, se repitió la misma triste y nauseabunda historia. Y si una vez más no hay nadie que asuma responsabilidades al respecto, si se miente desvergonzadamente en lo relativo al alcance real de los impactos del vertido, si la Consejería de Medio Ambiente sigue empeñada en su negligente política de mal curar en lugar de prevenir, sólo cabe preguntarse dónde y cuándo tendrá lugar la próxima catástrofe.

Bodrio-espinela del knock out

ko

Criticáis que no ha sabido

encajar la del Dedal

el golpe, que ha estado mal

no nombrar al que ha vencido

por su nombre y apellido

—¡cómo os gusta criticar!

Pues ¡cómo lo iba a nombrar!

tras el KO, si hasta ignoraba,

tan sonada, donde estaba

y apenas podía hablar.

Banderas y la (in)cultura del pelotazo

zorro1

Por un mundo sin Banderas

Finalmente, conocidos los hechos, Banderas, en lugar del pretendido héroe altruista, campechano y bonachón, ha resultado ser el villano egoísta, malvado y engreído. Un cínico, un embustero, un manipulador sin escrúpulos que, presumiendo de buscar el bien común, tan sólo perseguía, pasando por encima de la norma, su beneficio privado a cualquier precio. Siempre, claro, que ese precio fuese asumido por los sufridos ciudadanos. Una vez desenmascarado, no estaría de más que, por su absoluta falta de honestidad, le fuese retirado el título de Hijo Predilecto de Andalucía.

(O de como el Zorro, cuando con indudable buen criterio se le impidió ser el guardián del gallinero, exclamó, visiblemente resentido, “están verdes”.)

. . . . . . . . . . . . . . . .

El zorro y las uvas

(A vueltas con Banderas)

Banderas —digámoslo no como insulto, sino en honor a la verdad; no vaya a ser que el tierno corazoncito del insigne malagueño sufra un síncope al sentirse, en su interesada y manipuladora opinión, vejado injustificadamente—, amén de serlo de Andalucía (dudoso galardón en cuanto a su merecimiento —permítaseme que insista—, visto lo visto estos días), es también uno de los hijos más dilectos de la (in)cultura del pelotazo; esa mediante la cual los más pudientes han venido haciendo durante décadas su agosto en Esperpentaña con la connivencia de unos poderes públicos permanentemente instalados en la cloaca de la mordida y el amancebamiento con las élites económicas a objeto de sacar tajada compartida de la laminación y sodomización del pueblo. Así que la reacción de Banderas no es, como, poniendo algún que otro paño caliente al asunto del Astoria, han querido ver algunos cronistas críticos con la actitud tramposa del actor, una simple pataleta por haber visto frustradas sus expectativas de negocio; unas expectativas en buena parte asentadas en la transgresión de la legalidad urbanística, así como en el injustificable trato de favor que pretendía otorgársele desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Málaga con su alcalde al frente. No, la reacción de Banderas, con la complicidad de los medios de manipulación que apuntalan este Régimen decadente, antidemocrático y corrupto heredero del Franquismo, es un ataque meditado y furibundo hacia aquellos que se resisten a continuar permitiendo que esa aberrante y perniciosa (in)cultura, la del pelotazo, siga engordando los estómagos de una alta burguesía, la nuestra, con ínfulas aristocráticas, a costa de ir sumiendo al pueblo en el cada vez más profundo abismo de la miseria; una alta burguesía esta, sin ética ni escrúpulos, y que tan habituados nos tiene ya a unas prácticas en tantas ocasiones similares a las utilizadas por organizaciones criminales y mafiosas. No, la reacción de Banderas no ha sido el pueril berrinche de un niño consentido al ser privado del disfrute de un juguete que esperaba y que, a la postre, no le fue traído por los Reyes Magos. La reacción de Banderas responde a eso hoy tan denostado que convenimos en denominar lucha de clases. Esa que hace ya tanto tiempo venimos perdiendo.

No a la guerra

ti

Nos han manipulado hasta que hemos escupido contra el viento los últimos restos de razón y criterio propio. Nos han metido en la cabeza que la posesión de armas químicas es un crimen monstruoso, en tanto que disponer de arsenales nucleares con potencial para destruir varias veces el mundo es un acto de responsabilidad, una sofisticada medida disuasoria para evitar posibles conflictos bélicos. Y la supuesta existencia de armas químicas –de destrucción masiva las llamaron en Iraq- es utilizada como coartada, muy a menudo falsa, para reducir a ruinas países enteros, para asesinar impunemente a cientos de miles de seres humanos. Todo sea por eso que llaman democratización y liberación de los pueblos y no es otra cosa que rapiña. Nos han hecho pensar que quitar la vida a un grupo de personas usando gas sarín es propio de bárbaros, en tanto que no lo es tanto y puede estar hasta justificado hacerlo utilizando misiles Tomahawk. Como en la obra más renombrada de Orwell se retuerce el lenguaje -”La guerra es la paz; libertad es la esclavitud; ignorancia es fuerza”.- para denominar de Defensa a ministerios cuyo objetivo último y casi único es aniquilar y asesinar algún día a pueblos hermanos para tratar de satisfacer los estómagos insaciables de cuatro alimañas que llevan la palabra “codicia” tatuada en el capó de sus vehículos blindados. Y nos venden alianzas militares de ámbito internacional como instrumentos destinados a protegernos cuando a lo único que sirven es a los intereses económicos del Imperio y sus capos, a costa de los pueblos de aquí y de allá. Y las compramos sin derecho a devolución. OTAN no. No a las armas. A todas las armas. No a los ejércitos y a los criminales que los dirigen. No a la guerra.

Maelström

maelstrom

Resulta cuando menos grotesco que la Unión Europea pueda multar a cualquiera de sus estados miembros como consecuencia de las decisiones emanadas de alguna de sus cámaras legislativas. Unas cámaras que, al menos en teoría, son la máxima expresión de la democracia y de la voluntad del ciudadano. Más nos valdría a los europeos que la Unión se preocupase por sancionar a aquellos estados, que en la práctica son todos, en los que, por ejemplo, se continúa haciendo la vista gorda ante la ignominiosa brecha salarial existente entre hombres y mujeres en contra de estas últimas. Pero hace tiempo que las “democracias” representativas europeas navegan a la deriva en el proceloso mar sin orillas del totalitarismo financiero. ¡Arriad los botes, que esto se va a pique!

De hiyab y carnavales

hiyab

Mientras Pérez-Reverte escribe

en contra del hiyab

por ser en su opinión una muestra insultante

de fanatismo religioso,

y recibe por ello parabienes y aplausos

de aquellos que se dejan

atrapar por su rancia demagogia,

un fiscal en Las Palmas

de Gran Canaria admite a trámite

una denuncia de una asociación

de abogados cristianos

contra un drag queen que en carnaval

se disfrazó de virgen,

por entender que puede haber delito

contra los sentimientos religiosos.

Y muy pocos de aquellos

que toman posición con don Arturo

contra el hiyab, se escandalizan

porque en este país de todos los demonios

—lo dijo Gil de Biedma—

se siga aún confundiendo delito con pecado

como en tiempos pasados

de Santa Inquisición y fanatismo

católico, apostólico y romano.

No hay mayor fanatismo

que reprochar la paja en ojo ajeno

sin prestar atención a la viga en el propio.

Garoña que Garoña

ab

(Bodrio-espinela radiactiva)


Hoy me encuentro, la verdad,
que no quepo en el pellejo,
con las cosas del Consejo
que ha de dar seguridad
a la expuesta actividad
de la industria nuclear.
Porque es pa’ echarse a temblar
lo del plácet a Garoña,
estando a punto, ponzoña,
Fukushima de petar.

¡ZUUUUUUUUUUUUUUU!

zuuuu

Noticias pavorosamente inquietantes llegan desde Fukushima. Bueno, a decir verdad, no llegan. Porque ninguno de “nuestros” grandes medios de manipulación masiva al servicio del totalitarismo financiero se ha hecho eco de tan presuntamente apocalíptico asunto. Niveles de radioactividad nunca antes detectados desde que se inició la catástrofe, y que matarían a una manada de ñus en cuestión de segundos, en el interior del reactor número 2, en cuya base se ha descubierto hace unos días un agujero que ni el de Bankia. Boquete por el que el susodicho reactor podría terminar desplomándose hasta el fondo del mar, matarile-rile-ro. Entretanto, en defensa exclusiva de los intereses espurios del oligopolio eléctrico, esa sin par sanguijuela patria por su voracidad sin límites, se valora en Esperpentaña la posibilidad de reabrir Garoña. Igual esto último tiene algo que ver con el apagón informativo en torno a la tragedia nipona. Pero, bueno, no me hagáis mucho caso, ya sabéis que soy bastante mal pensado. Así que, para desdramatizar, me despido a lo Cristiano Ronaldo: ¡ZUUUUUUUUUUUUUUU!

Bodrio-hip-hop de Rajoy, con remate por rumba catalana

hip-hop

Que llueva ya, que llueva,

la Virgen de la Cueva,

y bajen las eléctricas

el precio de la luz

y evite un patatús

mucho apañó, ¡Jesús,

Lavín!, y no se joda

la prometida gloria

de puertas giratorias

que tengo tan a güevo,

“lo fasi cae ligero”

y yo os lo clavo entero

con saña por el ano

que pa’ eso soy Mariano

y fan del Vaticano,

la Virgen de la Cueva,

que llueva y llueva y llueva

desde Girona a Güerva,

de Murcia a Pontevedra,

lavín, que llueva y llueva,

la Virgen de la Cueva…

Bendito sea er tío Calambres

chupa que chupa toita la sangre

ar pueblo humirde pa’ mi sa sa,

bendito sea er tío Calambres…

. . . . . . . . . . . . . (’Cago en Sumatra…)

BONUS TRACK

Spam-ka molto vivace

Caen cuatro gotas.

Nadie ya nos meará,

según Rajoy.

Pero qué hedor a ofertas

de don Vito Corleone.

Epigrama y trabalenguas

abanderada

“Los trabajadores y los pobres

solo tienen un medio para tener patria:

hacer la revolución.”

Roque Dalton

Presuntos delincuentes ―muy patriotas

antes de ser pillados con las manos

en la masa— a la espera

de quedar para siempre

libres de polvo y paja en los procesos

en los que son juzgados,

a fin de —según dicen— no volver

a pisar más España.

Mientras tanto, entre el pueblo,

son muchos los que esperan a que se haga justicia

y a que los mencionados terminen por marcharse

tras cumplir su condena

y devolver, si fuese posible, lo robado,

por si acaso, tras esto, pudiesen de algún modo

recuperar la patria

que un 18 de julio les robaran

el genocida Franco y sus secuaces.

Habremos de ser cautos

y recordar aquello

que acerca de la patria

nos dijo Roque Dalton.

Muy cautos, sí, muy cautos:

la esperanza, a menudo,

es la madre de toda

frustración y fracaso.

(La Justicia está ciega,

quién la desintoxicará,

el desintoxicador que

la desintoxicare

qué buen desintoxicador será).

Poema

rescate

Llega, oh, la Navidad con su paz y su amor confitados, su solidaridad en almíbar y su edulcorado discurso de aceite de ricino y tentetieso monárquico-constitucionalista heredero de los tiempos en poco blanco y mucho negro del NODO y las Historias para no dormir de Ibáñez Menta y los ajusticiados al alba por el Régimen. Y para ser unos perfectos patriotas de arriba España en este país de todos los demonios como dios manda, nos las habremos de ingeniar para materializar esa inverosímil cuadratura del círculo consistente en incrementar el consumo a fin de levantársela a la economía patria, a la par que continuamos transitando como sigilosos y apacibles corderitos por la estrecha y tortuosa senda de la austeridad a objeto de contribuir al cumplimiento de los objetivos para la reducción del déficit que nos marcan nuestros despóticos soberanos del totalitarismo financiero global a través de sus instituciones-títere como la Comisión y el Banco Central europeos. Así que nada de pavo y menos aún de jamón de Jabugo o gamba blanca de la costa de Huelva. Este año, autopistas con papas.

De facundo

facundo2

Cuento de la mala pipa

(cuasiespinela)

.

Don Vicente Villagrá,

dueño de pipas Facundo,

exige en tono iracundo

más reforma laboral.

De la amnistía fiscal

que ofreciérale Montoro

y abrazó sin más decoro

con sus aires de cebú,

no ha declarado ni mu,

¡viva la fiesta del toro!

.

Epigramas de Facundo

I

Lástima no ser mujer

para poderle decir

cómeme toda la pipa

al defraudador Facundo.

II

Si la maldita reforma

laboral jodió tu mundo,

no te eches más tierra encima

comiendo pipas Facundo.

Fidel se escribe con “F” de Franco. Y qué.

fidel

Tras la muerte de Castro, se ha desatado en el Reino Ibexistaní de Espatraña, y de qué modo, esa estulticia colectiva que, durante tantas, demasiadas, décadas ya, llevan “cultivando” los caballos de Atila del Régimen. Y muchos de los que se quejaban del intolerable trato post mortem dado a Barberá, han venido a hacer lo propio con el Comandante. Debo reconocer que tal cosa me la resbala. Allá cada cual con su urbanidad y su conciencia. Como me la resbala que unos opinen que era un revolucionario, otros que un dictador y otros que un maldito gallego como nuestro ultraderechista caudillo patrio de ahora. Puede que todos tengan parte de razón y que ninguno la tenga toda. Salvo en lo de maldito gallego (es broma).

Pero lo que me parece nauseabundo e intolerable es que, amén de los cuatro fascistas de siempre bien perfumados para enmascarar su sempiterna halitosis, una miríada de tontos de baba hasta las heces vengan a comparar a Fidel, con sus defectos y virtudes, que de todo tuvo, con el genocida Francisco Franco Bahamonde. Porque Fidel, aparte de su ascendencia gallega, muy poco ha tenido que ver con nuestro macabro monstruo.

Fidel. Igual la Revolución no le salió todo lo bien que quiso. Igual hasta le salió mal. O muy mal. Por las circunstancias o porque terminó viciándose la limpieza que sin duda lo guiaba al principio (y con esto que digo no estoy afirmando nada, sólo exponiendo posibles opciones). Pero lo intentó.

Hace unos años estuve en Cuba. No de turismo. No. Conviviendo con el pueblo cubano. Comiendo con las cubanas y los cubanos. Riendo, sufriendo con ellos. Sí, estuve. Y tengo que reconocer que me decepcionó. Porque esperaba más, mucho más. Es lo que sucede cuando te han puesto el listón muy alto. Luego, con el tiempo, tras digerir aquel impacto inicial, y ya en la distancia, desde Espatraña, es cuando comencé a ver realmente Cuba. Y cuando volví a dar valor a la figura de Fidel. El Fidel revolucionario, el que, con más o menos resultados, y luchando contra fuerzas muy poderosas y protervas, lo intentó. El que, junto a flagrantes fracasos, obtuvo grandes logros. Nada que ver con Franco.

Franco sembró una semilla podrida en un vergel y nos obligó a los españoles a lidiar durante décadas con una nociva cosecha de grises. Un yermo. Nada aprovechable. Fidel sembró una semilla sana en un yermo y los cubanos obtuvieron una cosecha diversa. Tenebrosas sombras, sí. Malas hierbas que de cara al futuro habría que ir erradicando. Pero también numerosas luces de un brillo nunca antes visto. Unas luces que iluminaron y siguen iluminando los lugares por los que habría que ir abriendo caminos hacia un mundo mejor y más justo. Sí, luces de un brillo sin parangón alguno. Pese a las sombras grises de las alas de las bandadas de auras autóctonas y venidas de fuera que se ciernen sin cesar sobre la más hermosa isla del Caribe tratando de ocultarlas.

Así que, si no es para seguir su ejemplo en lo mucho bueno que nos legó, dejemos en paz a Fidel, que acaba de morir, y arremetamos de una jodida vez todos a una contra nuestros batistas patrios, esos a los que el Dictador, el otro gallego, el infausto gallego, el monstruo sanguinario y asesino se lo dejó todo atado y bien atado y no dejan de jodernos la vida. ¡Viva el pueblo cubano! ¡Viva la Revolución! ¡Al carajo Espatraña! ¡Vivan los pueblos de España!

Perplejidad de Marcelino Samper en su ascenso a los infiernos

captura

CUANDO Marcelino Samper, como sucede con todo comunista de bien, ascendió a los infiernos, quedó tan gratamente sorprendido por lo que allí encontró, que, tratando de hallar alguna explicación que lo sacase de su perplejidad sin fondo, dijo al diablo que lo asistía como cicerone en su primera noche:
―Hermano diablo, yo siempre había pensado que, para regocijo de cuatro demonios panzones y desalmados, este sería un lugar de infinitas carencias y aun mayores sufrimientos para las almas aquí confinadas. Pero veo que, pese a ser evidente que tampoco es que se nade en la abundancia, aquí se vive… es un decir, claro, perdón: la falta de costumbre. Quiero decir que las condiciones de vida… perdón otra vez… las condiciones son mucho mejores de lo nunca habría podido llegar a imaginar.
―Oh, bueno, mi hermano, es cierto que, hasta hace no mucho, las cosas iban por aquí de mal en peor.
―¿Y entonces?
―Bueno, mi hermano, en eso llegó Fidel. Y se acabó la diversión. 

Almacenamiento de gas en Doñana y cambio climático

aa5Actuar sobre lo local para ir transformando lo global. Ese parece ser el único camino viable hacia un mundo mejor. Y es necesario andarlo aun siendo tan difícil en este infierno de alimañas con la sartén por el mango. Actuar en lo local, pero teniendo siempre presente lo global. Aznalcóllar, dragado, carretera costera, proliferación de pozos ilegales… Doñana permanentemente amenazada. Actuar en lo local, hacer frente a esas amenazas. Pero sin dejar de tener presente lo global y esgrimiéndolo también como argumento. Porque Doñana, su conservación, aun siendo tanto, es lo de menos. Lo de más es que la operación de Gas Natural Fenosa, el almacenamiento de gas en los subsuelos de Doñana, la mayor amenaza que en la actualidad se cierne sobre este espacio natural sin parangón alguno, viene a ser un síntoma más del empecinamiento de las mafias del totalitarismo financiero global por mantener un modelo energético que en pocos siglos o quién sabe si sólo en unas décadas puede llevar a este mundo del caos en el que se halla sumido a una extinción masiva de sus especies y ecosistemas. Y del ser humano. Terrorismo climático. Malditos genocidas.

Poema de adviento

aa4

Ehpatrañóleh y apañólah…. ¡Hoooo-laaaa!
Animarse, cohóneh,
mand’ah tomah po’l culo er pesimihmo.
Porque ya’stá cantao y bien atao
qu’en guanágüer (¡no puedorrr!),
chihpa mah, chihpa ménoh,
tendrémoh tongobierno.
Y, cómo no, me llena
de orgullo y aicangerno satihfeishion
podé’rasegurah sin dud’arguna
que será muy ehtable y mucho ehtable. ¡Arriba Ehpaña!

(Er Poeta Preparao)

¡To er mundo al subsuelo!

aa3

No es que usted y usted y usted y usted y usted lleven más de tres años en el paro. Ni que a usted, a usted y a usted vayan a desahuciarlos la semana que viene. Ni que usted y usted y usted y usted y usted vivan por debajo del umbral de la pobreza y no les alcance para llegar ni a principios de mes. Ni que usted y usted y usted y usted y usted malvivan con una pensión miserable que ahora amenazan con suprimirles en un futuro no muy lejano. Ni que usted y usted y usted y usted y usted, con un contrato de 4 horas al día, trabajen 12 y cobren 2. Ni que usted lleve más de dos años sin ver al hijo que se le marchó a Chile porque en España no había manera de encontrar un miserable trabajo. No es que a usted y a usted y a usted los tenga acojonados la posibilidad de tener que seguir currando a destajo a los 80. Ni que un señorito acomodado afín al Régimen y que apenas da palo al agua venga a decir que hay que trabajar por mucho menos del salario mínimo. No son las náuseas por tanta y tanta y tanta y más y más y más corrupción sin freno desangrando al obrero y demás empobrecidos. Ni los torquemadas patrios. Ni que nos anuncien nuevos recortes. Ni que no cosechemos otra cosa que fracaso tras fracaso en el festival de Eurovisión. Ni que nunca llueva a gusto de todos porque ya no llueve, nos mean encima. Ni que ya no nos acordemos de Santa Bárbara ni cuando truena. No, hombre, no, no es nada de eso; es que, como tan acertadamente ha apuntado nuestro muy sesudo monarca, somos todos unos jodidos pesimistas. Para que luego vayáis por ahí diciendo que a El Preparao le faltan por lo menos siete hervores y andéis gimoteando desconsolados por los rincones soñando con la tricolor y la tercera. ¡Venga, a animarse tocan! ¡Se sienten, coño! ¡Viva el Rey! ¡Arriba España!