Usted está aquí: Inicio / Doña Ponzoña / Blog / Carta de los Reyes Magos

Carta de los Reyes Magos

Queridas y consumistas criaturas:

 

Quizá os sorprenda recibir una carta nuestra tras tantos años de limitarnos a traer sin rechistar lo que pedís. La causa es que nuestro trabajo se está volviendo cada vez más difícil, no sólo porque queréis cada vez más cosas y cada vez más caras (hasta ahora con la magia salimos del atolladero), sino porque encima de que vamos más cargados hay quien se dedica a levantar muros y vallas por donde quiera que miramos. Y así no hay quien desarrolle su labor. Por donde antes pasábamos libremente hoy nos encontramos muros inmensos de hormigón, como en toda Palestina, Vallas inhumanas como las de Ceuta y Melilla, o guerras criminales como en Irak, Congo o Chechenia... Pasamos por controles estrechísimos donde soldados armados nos tienen días enteros de pie al sol o al frío, no dejan pasar a los camellos y cargamos sólo los tres porque los pajes se han declarado en huelga, y con razón: en muchos países, a las mujeres del grupo no les dejaban trabajar por razón de su sexo, o por el mismo trabajo cobraban muchos menos; dos compañeros se dejaron la vida en un campo de minas y otros fueron encarcelados porque por su origen eran sospechosos de terrorismo internacional. Eso por no hablar de a los que montaron en un autobús y dejaron abandonados en mitad del desierto por el color de su piel.

 

Nosotros como somos Reyes, vamos bien vestidos y cargados de regalos no tenemos tanto problema porque parecemos ricos y en casi todas partes del mundo se recibe bien al dinero sea cual sea el color de la piel del portador, pero como de año en año se pone peor la cosa no tenemos muy claro si este año lograremos llegar a nuestra cita.

 

Así que hemos decidido escribiros para, por primera vez en la Historia, pediros algo a los que siempre pedís: tenéis que acabar con esto. Son vuestros gobiernos, elegidos por vosotros, los que con vuestro apoyo y vuestros impuestos hacen estas barbaridades. Estaría bien que les dijerais algo. Que dejarais de apoyarles y emplearais en mejores fines el dinero que ellos destinan a la Guerra y a la Muerte.

 

Mandamos esta carta hoy porque nos ha sorprendido mucho ver que participáis en un espectáculo montado por personas que hacen tan difícil nuestra tarea y llevan tanto sufrimiento a todas partes del mundo, aunque a veces tengan la desfachatez de decir que las guerras son humanitarias: los militares.

 

¿De verdad lo creéis?

 

Con esto nos despedimos ya. Os vemos, o no, el 6 de enero y deseamos un 2007 sin tanto dolor en los noticiarios.

 

 

 

SS.MM.

 

 

 

Melchor Gaspar Baltasar