Con Juan Andrés Benítez. ¿Hasta cuándo esta brutalidad policial?

Al parecer, hemos compartido horas y horas jugando al baloncesto en el Mercantil. Yo no lo recuerdo, pero algunos que también jugaban y tienen mejor memoria que yo, me lo recuerdan. Juan Andrés Benítez, que el domingo pasado falleció tras una brutal paliza que le dieron… cinco, ¿diez, veinte? mossos d’esquadra en la puerta de [...]

El progreso

Igual antes cuando el humo de los coches no era sino una simpática rareza cuando el humo de los coches añadía una nota de color a las ciudades más cosmopolitas o cuando por fin acabó la guerra de una vez por todas y para siempre que una mujer pasara la vida entera esperando al único [...]

Sólo robo palabras a mi propio silencio

        Aquel hombre aparecía en los sitios más diversos, constantemente. Se parecía tanto a Donald Sutherland que alguna vez llegué a pensar que era él. Siempre estaba leyendo o escribiendo. Escribía en alemán. Una vez, cuando ya habíamos entablado nuestra peculiar relación, me lo encontré en una librería. Diría que estaba leyendo un libro más [...]

Porno duro

        ¿Qué se le pasará por la cabeza a alguien que escribe en Google: “lentejas pegadas”, y entra en mi página “Las lentejas pegadas”? ¿Se llenará de emoción leyendo los versos de Javier Sálvago y a partir de ahí, intentará conseguir sus libros inencontrables? ¿O tendrá la sensación de fraude que yo, por ejemplo, sentí [...]

Microrrelatos. Felipe González, Julian Asange y Alfonso Guerra

        ¿Cuándo empezó a decepcionarme este sistema político en el que estamos sumidos? Al principio todo parecía hermoso. Nuestros padres lucharon por cambiar las cosas y todo parecía lo que estábamos esperando. Es difícil que te decepcione alguien a quien no valoras demasiado. Las decepciones vendrían de tu entorno. Los primeros gobiernos de centro-derecha, Suárez, [...]

Los ojos vacíos

I. La venganza
        Algún día, una esquela perdida entre las páginas de aquel periódico local le empujaría a derramar las pocas lágrimas que todavía escondían sus ojos verdes.

II. Moleskine
        Cada mañana se sentaba en el jardín a desayunar y buscaba entre las páginas de aquel periódico local un motivo para dejar de derramar esas lágrimas, [...]

Y VII. El rojo y el negro

        La primera entrada que escribió en su nuevo diario fue: “El negro para la venganza. El rojo para el vacío de la vida.”

VI. Moët Chandon

        Ya podía vivir en paz. Podía clausurar el diario, o eso pensó. Pero pasó por la papelería de la esquina y se quedó mirando una libreta Moleskine roja. Iba más con la nueva situación.

V. Rutina rota

        Aquel día, más de treinta y cinco años después, una esquela perdida entre las páginas de aquel periódico local le llevó a poner a enfriar las dos botellas verdes de Moët Chandon y a derramar todas sus lágrimas, en una ceremonia, no por tantas veces presentida y repetida mentalmente, menos emocionante.

IV. La culpa

        No le era ajeno cierto sentimiento de culpa cada vez que abría el cajón de la ropa interior y miraba con sus ojos verdes esas dos botellas de champán, que esperaban un mejor momento para ser derramadas.

III. Aquel diario

        Hacía años que había comprado esas dos botellas verdes de Moët Chandon y, cada día, buscaba entre las páginas de esquelas de aquel periódico local, un motivo para ponerlas a enfriar.

II. Moleskine

        Cada mañana se sentaba en el jardín a desayunar y buscaba entre las páginas de aquel periódico local un motivo para dejar de derramar esas lágrimas, como hacía cada día de su vida.

I. La venganza

 
        Algún día, una esquela perdida entre las páginas de aquel periódico local le empujaría a derramar las pocas lágrimas que todavía escondían sus ojos verdes.

Para no ir nunca más al cine

        Todo el mundo lo sabe, incluso quien diga que nunca ha creído en ellos.
        Todo el mundo sabe desde hace siglos  que los fantasmas siempre vuelven al lugar del que proceden. Y no sólo eso, sino que se hacen fuertes y se apoderan de un sitio como si fueran sus únicos moradores y, también, [...]

Sólo el dolor

       
        Igual antes, cuando el humo de los coches no era sino una simpática rareza que añadía su nota de color a las ciudades más cosmopolitas, o cuando nos contaron que acabó la guerra, de una vez por todas y para siempre, que una mujer pasara la vida entera esperando al único novio que tuvo, [...]

Azul

       
         Algunas veces me han preguntado qué es la belleza. Yo les respondo cualquier cosa, porque no siempre soy libre para pensar, pero después me esfuerzo en buscar palabras que sirvan para definir lo intangible, lo que vuela, lo que siempre se escapa. Anoto versos e historias que puede que sirvan para otros, ojalá, pero [...]

Rubor

        Y mira cómo el rubor de sus pechos lo arrasa todo.

* * *

        He alejado de ella mis manos  un instante y ha reaccionado con la mirada triste, fría, como pidiéndome que vuelva.

Plumas mágicas

         Los que viven en mi ciudad saben de un lugar donde un señor viejito vende plumas a las que llama “mágicas”. Algunos creen que las llama así porque las hay de distintos colores, rojas, verdes, azules, irisadas… pero yo creo que no es por eso, porque de ser así las llamaría “plumas de colores”, [...]