El descubrimiento del Bósforo

 

Pasan juntos la noche.
Es la primera vez.
Juntos, libres y solos.
Se miran. No sonríen.

Sus ojos son espejos en la noche
que reflejan el mundo.

Él explora aquel cuerpo
que nunca va a dejar de sorprenderle.

Imagina otros nombres.
Debajo de su cuello encuentra el Bósforo.
Descubre nuevos sitios.
Lo mismo que antes hizo con el mundo.