Aklan

 

Hay una isla

—está lejos,
más allá de donde suenan
los cuernos de Avalon—

donde nos reunimos,
para danzar,
los que sabemos de Aklan.

Y así pasamos
las noches y los días,
sin notar del paso del tiempo
más que las distintas formas
que va tomando la Luna.