Últimos artículos


Promotoras minombre.es


Fundación Utopía Verde: Internet, Ecología, Paz, Derechos Humanos, Defensa de los Animales, Cultura, Software y Conocimiento Libre,... Sociedad Civil de Huelva: ciudadanos, asociaciones, fundaciones, plataformas ciudadanas y otras organizaciones onubenses sin ánimo de lucro (ONG). Diseño web Huelva: dominios de internet, alojamiento web, diseño de sitios web, CMS, blogs, tiendas electrónicas, listas de correo, ERP, CRM, SSL, LSSI, LOPD, SEO (posicionamiento web natural), etc.

-->

Infancia, por Pedro Gabo

Mi infancia son recuerdos de un dictador moribundo. Estos días se han cumplido treinta años de su muerte. La memoria es frágil y tiende a suavizar las aristas de lo vivido, sobre todo entre aquellos que ni siquiera habían nacido cuando este país volvió a ser democrático; por eso está bien que se recuerde y se analice nuestra historia reciente, para que el franquismo no sea una anécdota de serie televisiva para las nuevas generaciones. Del mismo modo que no nos podemos permitir que la gente llegue a la barbaridad de restar importancia a lo que supuso la dictadura en nuestro país porque los dirigentes democráticos no estén dando la talla ética que tienen la responsabilidad de transmitir a la ciudadanía. En mi niñez todo tenía ecos de cambio, de ambición de modernidad, de confianza en nuevos líderes, gente joven, gente de izquierdas. Al revivir estos días aquellos momentos pienso en la ilusión que nos transmitían y también en los niños y niñas de Gibraleón, en la imagen que estarán construyendo de los políticos, los dirigentes democráticamente elegidos, con el bochornoso espectáculo que han dado con la instalación de una antena en el hueco de la chimenea, más cercano a las aventuras de otros héroes de mi infancia, Mortadelo y Filemón, y los inventos del Doctor Bacterio. Después de los ochos años de cavernas informativas de la época del Sr. Aznar que tuvo su culminación en el golpe de estado informativo (según el término acuñado por Llamazares) que dieron tras la tragedia del 11 de marzo parece mentira que gente que se llama de izquierdas, de una izquierda transformadora caiga en estas prácticas que sólo viene a reforzar la idea cada día más extendida de que son todos iguales. Hechos como estos, mezcla de la poca vergüenza y del surrealismo patrio, flaco favor le hacen a un gobierno que supuso una entrada de aire fresco después de la atosigante última época del aznarismo. E indudablemente lo que se vive en el ámbito local y provincial repercute en la percepción global que se tiene sobre los partidos de ámbito nacional. La izquierda en nuestro país tiene que demostrar su altura ética y no tener formas propias de la derecha. No se puede aflojar, hay que predicar con el ejemplo, y evitar el tribalismo, como argumento político.
*
Esto días se ha celebrado desde las Administraciones Públicas el Día de la Infancia con toda la parafernalia propia de estos casos. Están bien las celebraciones lúdicas con los niños, pero no deben de convertirse únicamente en gestos para la galería, por el halo benévolo que tiene todo lo que está relacionado con ellos. Lo importante es que tengan confianza en el sistema y crean en él, para defenderlo y cuidarlo porque lo peor que nos puede pasar es que se extienda entre ellos un sentimiento de descreimiento, el mejor caldo de cultivo para que afloren las actitudes fascistas. Y ya hay síntomas de ello entre la gente joven. No podemos dejar de reflexionar que los brotes de violencia, es una respuesta a algo que no funciona. Nuestros hijos se enfrentan a un futuro complejo y es necesario que confíen en el sistema democrático sino queremos que sean víctimas del siempre acechante fascismo. Tomemósnolo en serio, porque la democracia no es un juego de niños.

(NOTA. Este artículo ha sido censurado por El Mundo)



contratación de publicidad on line

4 comentarios en Infancia, por Pedro Gabo

  • rafa leon

    Sí señor, es urgente poner en valor la “buena” politica y los “buenos” políticos y esa es tarea esencial de los propios políticos. Pues el apoliticismo rampante es el caldo de cultivo ideal para que se produzca un vacío de poder público (en el estamos instalados hace tiempo)cuyo hueco ha sido ocupado por otros poderes no elegidos democráticamente y que mirán sólo por sus intereses y beneficios privados. Es preciso comenzar a politizar (en el buen sentido de la palabra) la sociedad, si es que queremos un futuro mejor para nuestros hijos.

    Me encantó tu artículo Pedro. Un abrazo.

    Rafa.

  • alargaor

    Intenté hablar sobre el tema con el director de El Mundo en Huelva que pudo haberme dicho esto:
    “Estos chicos nacidos en la transición no aprenderàn nunca a autocensurarse”.

    Lo peor es que más tarde se me envalentonó:
    “Y es que, que nada, que se “les deja” colgar semanalmente una columna en EL MUNDO, y se van de majara explayándose sobre el acechante fascismo.
    …Como si el fascismo fuera algo malo o algo”.
    “Vamos, hombre,¡Les das un dedo y te toman la mano entera! Ese Pedro Gabo es un desagradecido, que en vez de quejarse ahora de no séd qué censuras y fascismos, debería sentirse orgulloso de que nosotros le hayamos dejado publicar algo. Y eso demuestra lo demócratas que somos, ¿Verdad, Alargaor?
    - ¡Señor, sí, señor!
    (Autocensurada risa)(Soy mayor)

    Comentario especial exclusivo para webs outsiders:
    (Sin autocensura. De libre totá)

    Ea, po ya se puede usted meter, SEÑOR DIRECTOR, su “El Mundo-Noticias-Huelva” por donde le quepa.

    (Y observe que quepa es nombre de pila vasco. Y no precisamente “Johnattan”, lo que recalco pa que, con toda seguridad, le joda aún más profundamente, excecrable y tal “Señor”(influyente y/o censor)”.
    (Con gusto te dejaba yo, si fuera presidente de su comunidad, tol puente la constitución entero encerrao en el ascensor estropeao, señor director)
    Y el Lunes le pasaba el artículo de Pedro por debajo de la puerta encasquillá, pa que no se aburree tanto). Perdón, gracias.

  • Angeles

    No veo motivo para que se censure este articulo(ni este ni ninguno)lo suscribo totalmente.Es bueno que se sigan escribiendo estas cosas, creo que mucha gente que lo leyera estaria tb de acuerdo.

  • ¿Hay alguien ahí? \ ;-) Abrazos, Manuel

Debes estar identificado para dejar un comentario.