EL ECOLOGISTA ANTECESSOR

.

Los 800 años  y pico que llevo vividos y redivivo parece que empiezan a dar la cara en algo más que la calvicie, lo que se traduce en que hago una vida bastante sedentaria, de modo que, aparte de lo del curro normal, me permite fisgonear mucho con mi nanoturbante mirácolo-drónico.

Hace unos días vigilaba a un sospechoso en las redes sociales y capté un diálogo que mantenía con otros en referencia a lo manifestado por el capo vaticano sobre el perdón a las mujeres que hubiesen abortado, si se han arrepentido de ello. El por mí vigilado les escribía:

” …ya hace dos años el porteño Paco le hizo un guiño a los homosexuales -y ahora su gobierno le zurra a los trans-, pero hay algo que nunca he leído si lo tienen claro. Veamos: en sus consejas cuentan que una paloma fecundó a una chavala virgen casada

[inciso: ¿es creíble que un hebreo de aquellos tiempos no hubiera consumado el matrimonio?],

lo que significaría que una mujer y un animal hembra practicaron lesbianismo interespecies; pero, si así hubiese sido, ¿cómo explicar que un animal hembra vertiera esperma en una mujer? ¿lo llevaría in vitro?. Puestos a inventar historias fantásticas, lo lógico es que hablasen de un palomo, que sí produce esperma (y ahora oiríamos “¡viva el blanco palomo!” a ritmo de flauta y tamboril). ¿Os imagináis la coyunda?, porque cuando el palomo fecunda a la paloma lo hace poniéndose encima y juntando las “cloacas”, o sea los anos, ya que el macho carece de pene y eyacula por el culete. Creo que el asunto bien merece una encíclica del porteño con fondo de tango arrabalero -ya que va de amores imposibles- que lo aclare a su grey”.

Lo primero a matizar es que en las consejas dice que fue un santo espíritu (correspondiendo la carga de la prueba a quien afirme que en un espíritu se forma esperma, que es materia; y antes, demostrar que existen los espíritus, claro.), pero resulta que a éste siempre le dan forma de paloma o, una vez que yo recuerde,  de lenguas de fuego, de modo que vale lo del lesbianismo citado y quizá por eso el porteño respete a la gens homosexual, chi lo sa!. En otro sentido también cabría considerar si era una cuestión de mulierfilia, por ser el pájaro quien buscó a la chavala.

Si diéramos por ciertas esas fantasías (incluido lo de que un animal pueda fecundar a una humana), resultaría que el fruto de la extraña coyunda sería un ser … transgénico, es decir el “homo transgenicus” directo, a diferencia del resto de los homínidos porque face miles de años ya había hombres con genes ajenos como está demostrado científicamente, y todos los llevamos: cosas de la evolución.

Supongo que el ser transgénico del mozo explicaría muchas cosas de las raras que se cuentan en las consejas citadas. A mí, a vuela tecla y sin perder mucho tiempo en ello, se me ocurre, por ejemplo, que lo de andar sobre las aguas no sería un “milagro” sino efecto del gen del palomo que se posa suavemente en ellas para beber y luego “se alza batiendo las alas con suavidad y ligereza” [Tucker (1940)]; o lo de subir a los cielos sin avión, que más sería debido a que el gen columbino le puso alas, etc…

Y cabría pensar que un individuo tan transgénico iría por ahí contaminando, por transferencia horizontal de genes, todo lo que tocase, por ejemplo las aceitunas del monte de los olivos, considerado un MONte SANTO (¡huy, huy, huy …!), por donde se paseaba y rezaba con frecuencia y donde fue arrestado.

¿Y quiénes lo arrestaron? Pues los soldados de don Poncio Pilatos, autoridad que, adelantándose a su tiempo y luchando para que el mercado del aceite no lo coparan desde la Bética, acabó -con sus dudas, fluctuaciones e higiene de manos, según las consejas- ordenando que se ejecutase al homo transgénicus. Por eso hay que considerar a Pilatos como el Ecologista Antecessor (¿imagináis qué hubiese sido del aceite de oliva virgen extra andalusí si el homo transgénicus no hubiese contaminado las olivas de Judea, con lo buenos mercaderes que son aquellas gentes?).

Por eso propongo, humilde pero solemnemente, que las organizaciones y personas físicas o jurídicas que  aúpan el ecologismo al status de religión lo proclamen su verde patrono y que en su santoral figure como:

San Poncio Pilatos, El Ecologista Antecessor

y que cada 5 de junio lo saquen en procesión por las verdes praderas, recitando el famoso poema:

Verde que te quiero verde,
verde como la pana negra, …

que le oí cantar a un pintor, desde mi túmulo del parque Moret, hace sesenta años.



contratación de publicidad on line

1 comentario en EL ECOLOGISTA ANTECESSOR

Deja una respuesta

 

 

 

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <span class=""> <p> <br>