Alicia ya no vive aquí

Se busca a Alicia. Descripción:

pequeño cuerpo, tetas como niños dormidos.

En su culo anidaba nuestra felicidad

y en su cabeza todos los errores.

Se la busca. Yo no sé qué es más cruel:

si sus ojos cerrados en la gran madrugada de canciones,

si su regazo, pulpa democrática sobre la que jadean

-arf arf- perros y viejos.

Dulce Alicia: menuda cabraloca.

Pero yo la he querido, oídme, y ella a mí un poco menos.

Me llevaba cogido de la polla por el pasillo, igual

que una nanny perversa a un niño lujurioso,

y yo feliz, feliz.

La sucia colegiala ha arrojado los libros

y ha salido corriendo. ¡Dios, cómo corría!

Lo que es por mí no la atraparán nunca.

Alicia, en ti he dejado mis huellas dactilares:

¡ponedme las esposas! El guardián

se ha vuelto loco y ella ríe, ríe.

A tu salud cualquiera se emborracha lo menos una vez,

y eso que no eres buena, y qué más da.

Se busca a Alicia. Descripción:

la curva de su espalda un cristal empañado,

piernas que tienen maña para oprimir el mundo así y así.

Su precio, lo que lleves

en los bolsillos.

Bookmark and Share